SALUD DEL CORREDOR

¿Existe realmente la “runnorexia”?

En el mundo actual, las adicciones suponen una auténtica plaga que ahora parece haber llegado al mundo del running. Los expertos señalan que, como otras adicciones, puede tener grandes repercusiones negativas en el resto de aspectos de la vida diaria.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Un corredor muestra su alegria en la Ultra Cavalls del Vent 2013
Un corredor muestra su alegria en la Ultra Cavalls del Vent 2013

La virtud está en el término medio. Esta es una de las más célebres citas del filósofo griego Aristóteles, que viene a decir que todo es bueno y nada es malo si se hace en su justa medida. Pero los excesos están presenten en todos los aspectos de la vida, y muchos acaban derivando en adicciones que suponen un menoscabo de su calidad.

El deporte en general y correr en particular no se libran de este problema, que en el caso que nos concierne tiene un nombre un tanto extraño, pero que cada vez es más común escuchar entre los expertos de medicina deportiva. Hablamos de la “runnorexia”, o lo que es lo mismo, la adicción a correr.

Según los expertos, este problema está comenzando a ser una realidad entre la comunidad de corredores, que no ha dejado de crecer en los últimos años en un crecimiento sin precedentes en nuestro país, algo que también ocurre en el mundo del trail running nacional.

La base de esta adicción es la misma que en el resto de adicciones a comportamientos, es decir, tiene una base biológica que tiene que ver con la liberación de endorfinas que se traduce en una sensación de bienestar muy conocida por todos los que practican deporte a menudo.

Así, esta sensación se convierte en la gran motivación de alguien que padece “runnorexia”, lo que afecta a otros apartados de su vida, como las relaciones sociales, el mundo laboral o el ámbito familiar. Estos ámbitos sufren por el exceso de tiempo y otros recursos que se destinan a todo lo que tenga que ver con correr.

El experto Eduardo Carreño, en declaraciones a Asturias 24, apuntaba en esta dirección, asegurando que, debido a esa sensación de bienestar, los afectados por esta adicción “tienen ganas de repetir para experimentar de nuevo esa sensación de placer o incrementarla».

De esta forma, y al igual que ocurre con todas las demás adicciones, se llega a producir el síndrome de abstinencia cuando no se puede realizar la actividad deportiva. Es decir, los corredores con runnorexia sufren el mono de no poder correr, lo que se deriva en otros problemas, como correr con lesiones, lo que deriva en problemas físicos más serios, o caer en el sobreentrenamiento.

Según Carreño, cada vez son más los casos diagnosticados, aunque esto no quiere decir que haya aumentado el número de afectados, sino que también puede deberse a que los expertos estén cada vez más atentos a esta posible adicción y se diagnostique más fácilmente que años atrás.

Según un estudio realizado por Virginia Antolín sobre la adicción al deporte, se calcula que hasta un 18% de las personas que practican deporte con asiduidad pueden considerarse adictos al deporte. Y, también según este estudio, correr está en el podio de las disciplinas que más adicción crean, junto al golf y al pádel.

Como es de esperar, la adicción a un deporte no se da de un día para otro, sino que sigue un patrón por el que primero se corre por placer, luego por mejorar el rendimiento o liberarse del estrés y la ansiedad, para acabar abusando del deporte, saliendo a correr de forma compulsiva y compitiendo en pruebas cada vez más largas, duras y extremas.

Es entonces cuando se llega al punto en el que sólo nos encontramos bien si hemos salido a correr, que es el punto en el que el deporte se ha convertido en una adicción, algo que le puede pasar a cualquiera, pero que tiene en los directivos o ejecutivos de grandes empresas al grupo de población con más índice de adicción al deporte, fruto de convivir en un mundo con altas dosis de competitividad y obsesión por los resultados.

En lo que al tratamiento se refiere, y como ocurre en todas las adicciones, el principal problema es identificar la propia adicción y comenzar un tratamiento psicológico que nos ayude a superar esta situación. Para ello, es imprescindible saber si el deporte es una fuente de placer o su ausencia nos genera problemas. Como en todo, lo importante es disfrutarlo en su justa medida, encontrando el término medio que es, según Aristóteles, la medida justa de todas las cosas.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.