Un estudio corrobora los beneficios del trabajo específico de fuerza en los corredores

La ciencia pone un pilar más para sustentar lo que es ya un secreto a voces: el trabajo específico de fuerza nos puede ayudar a mejorar nuestro rendimiento en grandes cantidades.

Author: | 1 comentario | Compartir:
Gore-Tex Transalpine Run 2014
Gore-Tex Transalpine Run 2014

Todo aficionado al deporte siempre tiene entre ceja y ceja un objetivo: entrenar para mejorar su rendimiento el día de la carrera. Para ello solemos pasar horas y horas entrenando, sobre todo aquello que más nos gusta hacer, en este caso, correr.

Por ello, es normal que los corredores de montaña dejemos de lado otros trabajos que nos pueden aportar más beneficios de los que nos podemos imaginar. Y es que es habitual pensar que para correr más lo importante es entrenar corriendo. Pero nada más lejos de la realidad.

Uno de los entrenamientos que más nos beneficia a los corredores de montaña es el trabajo específico de fuerza, es decir, aquel destinado a fortalecer grupos musculares que están implicados en el movimiento que supone correr.

Un reciente estudio científico ha dado una razón más para confiar en que este tipo de entrenamiento nos puede aportar beneficios que se pongan de manifiesto el día de la carrera. Sobre todo inciden en una cuestión: la eficiencia, una de las palabras clave si nuestro campo de batalla es la media y larga distancia.


 

Este estudio seleccionó a 20 atletas entrenados, dividiéndolos en dos grupos. Uno de los grupos siguió entrenando con su rutina habitual durante 40 semanas, mientras que el otro introducía el trabajo de fuerza. Tras las 40 semanas, se observaron los cambios en diversos aspectos claves para el rendimiento deportivo.

El seguimiento de los dos grupos de atletas mostró que los que habían añadido el trabajo de fuerza habían mejorado los niveles de fuerza máxima y fuerza reactiva, así como la economía de carrera y el VO2max (consumo máximo de oxígeno), tanto en las mediciones obtenidas a las 20 semanas como al final de las 40 semanas.

Lo que también es significativo es que entre ambos grupos no se habían producido diferencias en la composición corporal, lo que significa que los que habían entrenado la fuerza no habían ganado más masa muscular, y con ello peso extra.

Otro dato curioso es que las mejoras en los aspectos anteriormente mencionados se produjeron sobre todo en las primeras 20 semanas de entrenamiento de fuerza, en los que se incluían dos sesiones semanales, mientras que en las siguientes 20 semanas, con una sola sesión semanal, estas mejoras no seguían aumentando, sino que se mantenían.

Con esto se demuestra que el trabajo de fuerza suele tener un impacto grande en los corredores, pero además ese impacto se ve a medio plazo. En apenas cuatro meses ya se pueden notar los beneficios de incluir este tipo de entrenamiento en nuestra rutina.

Asimismo, cabe destacar que los atletas estudiados eran de un nivel de élite, por lo que ya tenían un rendimiento alto, y aun así, el entrenamiento de fuerza les permitió mejorar más en los aspectos anteriormente mencionados, por lo que en corredores populares esas adaptaciones serán todavía más contundentes.

1 comentario

  1. Estimados amigos de las montañas, ¿Podrían enviarme las referências bibliográficas deste estúdio? Garcia Saludos desde Brasil, Flávio

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.