PLANIFICACIÓN COMPETITIVA

La estrategia en los Ultra Trail: la importancia de tener un plan

La planificación de una carrera de larga distancia no se debe dejar al completo azar. Tener un plan principal y otro por si las cosas no salen bien, es una buena herramienta para tener más posibilidades de finalizar con éxito una carrera.

Eiger Ultra Trail
Eiger Ultra Trail
| No hay comentarios | Compartir:

Hemos entrenado horas y horas y ya estamos a pocas horas de salir a correr a ese ultra trail con el que llevamos meses soñando. Con el objetivo principal de acabar, dependiendo de nuestras capacidades y aptitudes, nos pondremos unos objetivos más o menos ambiciosos que tendremos que evaluar una vez hayamos terminado la carrera.

Pero a la hora de competir, ya sea contra los demás, contra el reloj o contra nosotros mismos, trazar una estrategia de competición es una de las herramientas más fiables que tenemos de cara a poder cumplir con nuestros objetivos. Hemos invertido mucho tiempo, dinero y esfuerzo como para dejarlo todo al azar el día de la carrera.

Tener un Plan A

Lo principal a la hora de trazar un plan es saber cuál es nuestro objetivo principal, el que creemos difícil, pero posible dado nuestro nivel y nuestro nivel de preparación. Este plan principal será el que esté siempre en nuestra mente mientras las cosas vayan saliendo más o menos como nos habíamos imaginado.

Tener un Plan B, o un Plan C…

El hecho de tener un plan nos ayuda a saber qué tenemos que hacer en cada momento, pero en muchas ocasiones, no podremos cumplir con este plan. Hay que ser conscientes de que las cosas salen muchas veces como no teníamos pensado y pensar en estas situaciones con anterioridad nos ayuda a afrontarlas el día de la carrera.

Piensa con anterioridad la opción de que no consigas seguir los ritmos esperados o los que lograbas en los entrenamientos. Que tienes que hacer paradas más largas de lo esperado. Que el estómago te obliga a parar habitualmente y te retrasas… Si tienes otros planes simplemente saltas al siguiente sin seguir pensando en que no has cumplido el primero, sino que ahora tienes un objetivo nuevo, que en las condiciones en las que estás puede ser tan ambicioso o más que el anterior. Te ayudará a seguir con la motivación en niveles altos.

Recabar la máxima información

Pero, ¿cómo trazamos un plan? La base de todo plan es la información. Deberemos estudiar a fondo todos los parámetros que tengamos a disposición para saber elaborar un buen plan de carrera. Para ello, deberemos saber las características del terreno, la distancia y desniveles entre avituallamientos, la previsión de meteo, la comida y bebida que debemos llevar, qué comida hay en cada punto de control, etc… A más información, mejor planificación.

No es una carrera, son varias dentro de una

Es importante dividir la carrera en tramos y trazarse pequeños planes para cada uno de ellos. La división en avituallamientos es la más sencilla y la que más nos conviene. Dividiremos el ultra trail en pequeñas carreras en las que tendremos que cumplir determinados objetivos, no sólo de tiempo, sino de alimentación.

Por ejemplo, una carrera como la Ultra Pirineu tiene 110 kilómetros. Entre ellos, hay once puntos de control, lo que da 12 tramos que de media tienen menos de 10 kilómetros de longitud. Con el perfil de la prueba, deberemos saber qué distancia y desnivel tienen cada uno de estos tramos, de forma que nos hagamos una idea de cuánto tiempo nos llevará recorrer cada uno.

Calcular esto no es fácil, pero si podemos hacer aproximaciones. Tenemos que tener en cuenta que en los últimos tramos iremos más despacio, que en los últimos avituallamientos pararemos más tiempo, que las horas nocturnas siempre son de ritmos más lentos… Por ello, calcula siempre teniendo en cuenta todos esas variables más la de la meteorología, que con sus cambios bruscos puede afectarnos muchísimo.

Previsiones ambiciosas, pero realistas

Para hacer las previsiones de cada tramo, es necesario ser sinceros con nosotros mismos. Hay que encontrar un término medio entre ser ambiciosos pero conservadores. Si hacemos un plan demasiado ambicioso, podremos perder motivación al ver que no lo cumplimos. Si es demasiado conservador, cualquier fallo podrá hacernos perder el objetivo principal. La virtud está en el término medio.

Calcula las paradas

Es importante saber cuanto tiempo debes parar en cada avituallamiento. Es muy fácil llegar cansado y quedarte sentado un buen rato de más, pero cuidado, también es fácil dejarse llevar por la euforia y no descansar tanto como teníamos pensado. Eso pasa cuando afrontamos los primeros kilómetros y nuestro cuerpo responde, o cuando intentamos seguir en un grupo que parece que va a un ritmo bueno, pero que a lo mejor es demasiado alto para nosotros al largo plazo.

Si necesitas algún minuto de más, tómatelo, pero procura ceñirte a los tiempos de descanso que has previsto. Y también procura darte los descansos que habías planeado aunque te encuentres bien. Si has llegado en buen estado, disfruta de la parada, come, bebe y recarga alimentos, habla con los voluntarios u otros corredores, pero no rebajes los tiempos de descanso innecesariamente.


Tener un plan ayuda a la concentración

A todos nos gusta correr por el monte y liberarnos del estrés y las preocupaciones, pero el día de la carrera tenemos que pensar en el objetivo. Eso sí, cuando las molestias y el cansancio aparecen, y lo harán, es fácil dejarse llevar por los pensamientos negativos, esos que te dicen que te debes quedar en el siguiente avituallamiento esperando al coche de la organización.

Tener un plan detallado te ayudará a no pensar en estas malas sensaciones. Antes de llegar a un punto de control, recuerda qué debes comer y beber, calcula el tiempo en ese tramo, cuál es tu siguiente objetivo, que no se te olvide rellenar la mochila de comida y bebida… Si te mantienes concentrado en tu plan, pensarás menos en el dolor y las molestias.

Microobjetivos

Los objetivos dentro de los objetivos, como si de una muñeca rusa se tratara. Estos pequeños nos pueden ayudar muchísimo en plena carrera. Identifica con anterioridad cuáles pueden ser, por ejemplo, un ascenso pronunciado o una bajada. Por acabarlos, nos podemos dar pequeñas recompensas, en forma de comida o incluso de pequeños placeres, como sentarse unos minutos o andar durante una distancia que hayamos determinado.

Premio final

En el último tramo, sobre todo en el tercio final, es importante seguir fijándonos en los pequeños objetivos que ya nos habíamos marcado, pero ya podremos comenzar a pensar en la recompensa final. Un buen truco es imaginar cómo va a ser la llegada, ese abrazo con la persona que nos ha acompañado, la felicidad de cumplir un objetivo, el orgullo de lucir la prenda de finisher… Visualizar la llegada con éxito nos puede ayudar a liberar ciertas sustancias (endorfina, serotonina, etc…) en el cerebro que nos ayuden con el dolor y las malas sensaciones.


Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.