Así debes protegerte del sol mientras corres por la montaña

Los rayos ultravioletas que emite el sol deben ser una de las principales preocupaciones a la hora de salir a la montaña. Con más horas de luz, estamos más expuestos a ellos, por lo que tenemos que protegernos para evitar consecuencias indeseables.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
GORE-TEX® Transalpine Run 2012
GORE-TEX® Transalpine Run 2012

Estamos ya en el mes de junio; los días son más largos y las temperaturas invitan a pasar más horas en el monte, corriendo y disfrutando de la estación. Pero este proceso de entrada en el verano es uno de los momentos en los que más cuidado debemos tener con el sol, ya que es cuando más estamos expuestos a la radiación ultravioleta que emite el astro rey.

La radiación ultravioleta que nos llega desde el sol y que afecta a la piel humana está compuesta por rayos UVA y UVB. Las quemaduras solares están causadas, en un 90%, por sobreexposición a estos últimos (el 10% restante está atribuido a los UVA, más penetrantes). La exposición es mayor en las horas centrales del día, sobre todo entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde; esta exposición es mayor en lugares cercanos al ecuador, durante lo meses de verano y cuando nos encontramos en altura.

Aproximadamente, la exposición a los rayos solares aumenta un 10% por cada 400 metros de elevación. A esto hay que unir elementos que pueden aumentar el nivel de rayos, como la superficie del agua o la nieve. Incluso la arena puede llegar a reflejar un 17% las radiaciones UV. La toma de algunos medicamentos comunes, como los antibióticos, u otros menos comunes, como los diuréticos, o la medicina antimalaria pueden incrementar nuestra sensibilidad hacia estas radiaciones.

En los deportes de exterior, como son las carreras por montaña, es normal que en los meses de verano muchos corredores hayan sufrido alguna vez una quemadura por exposición a los rayos solares. Los síntomas suelen incluir dolor en la zona dañada, rojez y, en algunos casos, la aparición de ampollas en la zona expuesta al sol.

Estas quemaduras pueden tener incluso una serie de complicaciones, como pueden ser el aumento de la permeabilidad de la piel, haciendo que el corredor sea más proclive a la deshidratación, por lo que es importante mantenerse hidratados de forma óptima si la actividad va a continuar después de haber localizado una quemadura solar. Si salen ampollas, éstas pueden llegar a infectarse.

Hasta la fecha, el tratamiento que se ha mostrado más efectivo para combatir este tipo de quemaduras son los antiinflamatorios no esteroideos, que se han mostrado eficaces a la hora de reducir la rojez de la piel a las 24 horas de haberse producido la quemadura, además de ayudar con el dolor. El aloe es otro elemento que nos puede ayudar a reducir el dolor, pero no para una cura más rápida o eficaz

Como forma de prevención, es importante usar ropa que nos proporcione protección contra el sol, como las que están etiquetadas como protectoras para la piel. También lo es usar cremas solares, que suelen ser efectivas de dos maneras: absorbiendo los rayos de luz o reflejándolos. Cuanto mayor es su factor de protección, más eficaz será evitando las quemaduras solares.

Es necesario un cierto tiempo de exposición para que la piel llegue a sufrir quemaduras; esa protección natural la ofrecen una serie de pigmentos de la piel. El nivel de protección es un múltiplo de ese tiempo de protección. Es decir, un factor de protección 15 significa que hace falta 15 veces más de tiempo para quemarse que sin protección.

Para que haga efecto, es necesario aplicar en la piel la cantidad necesaria de crema, calculada, aproximadamente, en 37 mililitros por aplicación, una cantidad que debe ser repuesta regularmente

Grosso modo, un factor 4 protege un 75% de los rayos ultravioletas. Un  factor 15 protege del 93% y un 30 del 97%. Más allá del factor 30, las cremas no ofrecen mucha más protección a pesar del incremento de precio, aunque algunas personas extreadamente sensibles sí que aseguran beneficiarse de estos factores extras. Las cremas de amplio espectro indican que aportan protección tanto a los rayos UVA como los UVB.

Normalmente, las cremas tardan un tiempo en actuar y por ello es necesario aplicarlas sobre la piel ya seca entre 10 y 30 minutos antes de la exposición al sol, que debe ser repuesta tras el sudor. Por ello, los corredores deben ser más constantes a la hora de volver a aplicarse la crema protectora, con una periodicidad de unas dos horas.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.