SALUD DEL CORREDOR

Alerta primavera: cómo luchar contra los efectos del polen y la alergia

Hace unas semanas que legó la primavera y poco a poco se van notando sus efectos, entre los que se encuentra una mayor concentración de polen, que es todavía más evidente en zonas de montaña con vegetación. Así puedes combatir sus efectos.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Tor des Geants 2010
Tor des Geants 2010

La montaña es un entorno en el que las estaciones y sus cambios son mucho más evidentes que en las zonas urbanas. Ahora, con la llegada de la primavera, la montaña cambia sus tonos apagados por los típicos colores vivos, que dan la señal de que comienza el nuevo periodo en la naturaleza.

Entre los múltiples cambios que se viven estos meses, el aumento de la concentración del polen en el aire es uno de los que pueden afectar de forma directa al rendimiento del corredor de montaña, tanto en entrenamientos como en plena competición. Los corredores con alergia son los más afectados, pero también llega a afectar a los corredores que no la sufren.

Pero no todo es de color negro para los alérgicos, ya que a pesar de la llegada del polen, siguiendo unos pequeños consejos, pueden lograr disfrutar del monte incluso en las próximas semanas, momento en el que la presencia de polen en el aire y la garganta se reseca, los ojos no paran de llorar y continuos estornudos.

Uno de los consejos principales para los alérgicos al polen es salir a correr cuando la cantidad de polen en aire sea lo más baja posible; esto ocurre, normalmente, a primeras horas de la mañana, así que, en la medida de lo posible, prepárate para madrugar y aprovechar los primaros rayos de sol. Por regla general, es entre las 5 y las 9 de la mañana cuando los alérgenos están en su menor índice de actividad.

Uno de los mejores amigos de los corredores con alergia es la lluvia; está comprobado que la presencia de polen en el aire es muy inferior en las horas inmediatas después de que haya llovido. Lo ideal es consultar las webs de meteorología para saber cuándo lloverá y así poder salir con menos polen en el ambiente.

Y si la lluvia es el mejor amigo del atleta con polen, el viento es el que puede traer más problemas. Cuando el viento hace acto de presencia, es más probable que haya una mayor cantidad de polen en el aire, ya que se desprende de los árboles, por lo que se hará más complicado completar tu entrenamiento.

En el caso de tener que tomar medicación para la alergia, lo ideal es que consultes con tu médico de cabecera las posibles contraindicaciones de la medicación prescrita, ya que algunos antihistamínicos pueden producir cansancio y somnolencia, por lo que es importante no confundir los efectos del medicamento con una bajada del rendimiento por otras razones.

El material también puede ser una buena opción para intentar paliar los efectos del polen; procura utilizar gafas, ya que puede rebajar el picor y el lagrimeo de los ojos. Utiliza ropa que transpire lo mejor posible.

Otra de las opciones es, durante las semanas que más nos ataque la alergia, alejarnos un poco del monte y entrenar más en entornos urbanos o en la cinta de correr del gimnasio, ya que en la montaña la presencia de polen es mucho mayor. Dejar el monte unos días puede hacer que no tengamos que dejar de entrenar durante estas primeras semanas primaverales.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.