SALUD DEL CORREDOR

Ácido láctico: cómo de importante es para el corredor de montaña

Esta sustancia, que el cuerpo segrega al realizar un esfuerzo, es una de las responsables de sentir fatiga en nuestros músculos. Por ello, el nivel de este ácido es fundamental para saber hasta donde podemos llevar nuestro cuerpo.

Gore-Tex Transalpine Run 2013
Gore-Tex Transalpine Run 2013
| No hay comentarios | Compartir:

La fatiga muscular es clave para todo corredor de montaña. Precisamente, el entrenamiento está destinado a que esa fatiga muscular se retrase lo más posible y que, una vez que comience a hacernos mella, ser capaces de seguir corriendo a pesar de sufrir cansancio. Entrenando, la tolerancia a la fatiga va en aumento. Dentro de lo que se considera “fatiga muscular” hay una sustancia que tiene un papel capital en su aparición: el ácido láctico.

¿Qué es el ácido láctico?

Nuestros músculos son los encargados de ponernos en movimiento. Para generar esa energía, los músculos necesitan combustible, que se almacena en forma de glucógeno muscular, gracias a nuestra alimentación. Cuando gastamos ese glucógeno, como ocurre en cualquier motor, se generan una serie de desechos, entre los que se encuentra el ácido láctico.

A pesar de que sea una descomposición de nuestros depósitos de energía, no significa que el ácido láctico sea algo negativo para nuestro cuerpo, más bien al contrario, ya que nos puede ayudar a seguir contando con depósitos energéticos.

¿Cómo funciona el ácido láctico?

Tras realizar un esfuerzo, el ácido láctico puede ser utilizado por nuestro cuerpo como una fuente más de energía, eso sí, siempre con un esfuerzo a un ritmo o intensidad menores que el que llevábamos con la aparición de esta sustancia.

La razón es que esta sustancia se crea cuando realizamos esfuerzos muy intensos y que, posteriormente, el resultante puede ser convertido en energía, siempre que se haga dentro del umbral aeróbico, es decir, en un proceso en el que los músculos cuenten con oxígeno. Sin este último, el ácido láctico no puede ser convertido en energía.

¿Cuándo se produce ácido láctico?

En prácticamente cualquier esfuerzo estaremos produciendo esta sustancia, ya que es el resultante de quemar energía. Por ello, su producción está íntimamente ligada al nivel de esfuerzo que estemos realizando. Es decir, si hacemos un esfuerzo al que estamos acostumbrados, produciremos menos cantidad que si, por ejemplo, entrenamos la velocidad a través de series explosivas.

En este caso se aumenta mucho la producción debido a que con frecuencia intervienen muchas células musculares de contracción rápida que no utilizan en su contracción ácido pirúvico para obtener energía y por ello  aumenta su cantidad en los tejidos musculares y que se transformará posteriormente en ácido láctico.

¿A dónde va todo el ácido láctico?

Hay varias posibilidades, según el esfuerzo posterior que sigamos relizando. Puede viajar a otros grupos musculares que no realizan tanto esfuerzo, de forma que podemos seguir utilizándolo como fuente de energía siempre que el esfuerzo sea aeróbico, es decir, en el que haya oxígeno en nuestros músculos.
También puede entrar en nuestro torrente sanguíneo, de donde irá a órganos, como el corazón, que lo utilizará como combustible, o al hígado, que lo almacenará en forma de glucógeno hepático.

Desarrollo a través del entrenamiento

La capacidad de nuestro cuerpo para utilizar el ácido láctico como energía es algo que se puede mejorar mediante entrenamiento. De hecho, al entrenar estaremos mejorando ciertos sistemas relacionados con la aparición del ácido láctico y que nos puede permitir mejorar su aprovechamiento, algo que acaba por ser vital en carreras de larga distancia.

Con entrenamiento, conseguiremos reducir su producción cuando estemos realizando un ejercicio aeróbico, mientras que de la misma forma, conseguiremos transformaciones en las células de contracción rápida, para que tengan mayor capacidad aeróbica. Además, conseguiremos acelerar el proceso por el cual el ácido láctico se distribuye por el resto de músculos para que estos los utilicen como energía.

También aumentaremos el tamaño y número de mitocondrias, que es donde el ácido pivúrico se convierte en energía. Si estas son más grandes y más densas, más ácido pivúrico puede utilizar pare crear energía. También se incrementa el tamaño de los capilares, que son esenciales en el proceso de eliminación y redistribución del ácido láctico.

Asimismo, incrementaremos el tamaño de nuestras enzimas, que son las encargadas de la producción de energía del tipo aeróbico, lo cual nos servirá para aumentar nuestro rendimiento cuando realicemos este tipo de ejercicio. Por último, estaremos incrementando las proteínas de transporte, que son las encargadas de evitar la acidosis que al final se convierte en agotamiento.

¿Qué ocurre cuando se acumula?

Hay ocasiones en el que no conseguiremos evitar que se acumule el ácido láctico. Esot ocurre cuando seguimos realizando un esfuerzo a niveles superiores a los aeróbicos, de forma que nuestro organismo no sea capaz de absorber y reutilizar todo el ácido láctico. Es entonces cuando este se convierte en un problema.

Cuando llegamos a este punto, el ácido láctico inhibe las enzimas encargadas de romper la molécula de glucosa para obtener energía, por lo que se nos corta el grifo energético de esta vía y como sabemos, si no hay energía, no hay movimiento. Además, se impide que el calcio se una a las fibras musculares y consecuentemente se dé la contracción.

La única forma de hacer que nuestro cuerpo se acostumbre al ácido láctico y que sea capaz de utilizarlo antes de que se acumule es el entrenamiento. Sólo con una adecuada preparación física, seremos capaces de que el ácido láctico sea más una fuente de energía que una fuente de posibles problemas.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.