ENTREVISTA

Raúl García Castán: “Mi objetivo es ganarme un puesto en la selección para los SkyGames”

El cinco veces Campeón de España de carreras por montaña llevaba más de un año sin competir por lesión. Tras este tiempo de dudas, incertidumbre y pérdida de ilusión, ve la luz al final del túnel con su vuelta a la competición.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Raúl García Castán en una edición reciente del Cross al Yelmo.
Raúl García Castán en una edición reciente del Cross al Yelmo.

Raúl era uno de esos corredores fijos en cualquier quiniela a la hora de analizar una carrera en la que él fuera a correr. Acostumbrado a llevar la corona nacional de las carreras por montaña, una rotura del tendón tibial posterior le llevó al quirófano y de ahí a más de un año de parón.

Aunque asegura que le “afectan mucho las cosas negativas”, Castán ha sido capaz de resurgir de sus cenizas, una cualidad que la “naturaleza me ha dado”. Por eso, más allá de victorias, la mejor noticia para el trail running español en este 2012 es la vuelta de uno de los referentes que puso a España en lo más alto de nuestro deporte. Encantados de tenerte de vuelta, Raúl.

Sé que es difícil, pero, ¿podrías resumirnos cómo han sido todos estos meses sufriendo una lesión?
Nunca me había visto en una situación parecida. Las lesiones que hasta ahora había sufrido, habían sido, como máximo, de un par de meses. Han sido días de incertidumbre, de replantearme algunas actitudes respecto a las limitaciones de uno (cuando estamos sanos tendemos a creernos indestructibles, casi inmortales) y de sopesar seriamente la posibilidad de no volver a competir.

Al prolongarse la lesión tanto en el tiempo,  pasa uno por distintas épocas, desde la inicial desesperación, cuando te ves casi literalmente atado de pies y manos, con un pie escayolado y las manos ocupadas por las dos muletas, hasta la recuperación de la ilusión cuando ves que al final de casi todo se sale, pasando por el periodo de transición, de aceptación de la lesión y de lucha cotidiana para conseguir salir a flote.

Me llamaba mucho la atención lo absolutamente mermada que queda la movilidad de una persona en tal situación, aun siendo uno un individuo ágil o muy entrenado. A menudo pensaba en lo increíblemente frustrante y difícil que debe ser el día a día para una persona que  sin una buena condición física se encuentre en una situación semejante.

 ¿Qué has aprendido de estar tanto tiempo lesionado?
Esa es la parte buena del asunto, que aunque indudablemente hay una parte negativa, hay también una positiva. Y no tan pequeña como puede parecer a simple vista. Psicológicamente, me quedo con el hallazgo de aprender a aplicar la serenidad cuando un problema se prolonga demasiado en el tiempo. Uno siempre ha sido de los que se morían de la ansiedad si, por un casual, tenían que dejar de entrenar un día; ahora sé que todo tiempo es recuperable y que a veces he gastado más esfuerzo en recuperar lo perdido que beneficio he obtenido de hacerlo así.  Y físicamente noto el cuerpo, aunque mucho menos entrenado, lógicamente,  mucho más descansado y entero. Es como si a mi agotado cuerpo de estos últimos años le hubiera dado unas vacaciones que creo me ha agradecido. Se siente uno como un poco más vivo.

¿Qué es lo peor de estar tanto tiempo parado?
Lo más duro son los cambios drásticos en la vida cotidiana de una persona acostumbrada a una actividad casi frenética. También la incertidumbre que te crea el no saber cómo te va a quedar aquello, y no saber si vas a tener que pasar de cien a cero en cuestión de meses; de ganar carreras a quedarte medio cojo.

Y la ilusión, ¿permanece intacta?
En mi caso la evolución de ese sentimiento de ilusión por volver a correr primero y competir después, ha sido bastante curioso.  Como decía, he pasado por distintas fases. Al principio la ilusión desapareció del mapa, desde luego, pero a medida que he visto como el cuerpo se ha ido haciendo de nuevo con las riendas de la situación, he ido recuperando la confianza y la ilusión.

Además –raro que es uno- basta que por el motivo que sea no pueda hacer algo, para que desee hacerlo con todas mis fuerzas. Hace unas temporadas, cuando estaba en lo más alto de las carreras por montaña, me rondaba a menudo la idea de abandonar la competición, por cansancio y por hartazgo. Sin embargo, durante la lesión, una vez pasó esa primera época de desencanto, la ilusión por ser capaz de volver a correr primero, y de volver a competir una vez conseguido lo primero, ha sido grande. Quizá no tanto, lógicamente como cuando todo estaba por ganar, pero es grande, en cualquier caso.

¿Cuán importante es la parte mental a la hora de afrontar una lesión tan larga?
Es la parte más importante, sin duda. Es fácil caer en el regodeo de la propia desesperanza.  A mí me afectan mucho las cosas negativas cuando me suceden, pero a cambio la naturaleza, que dicen los expertos que es sabia, y algo de eso debe de haber, me concedió la virtud de resurgir siempre de casi todo con más fuerza que antes.

¿Esperas recuperar el gran nivel mostrado antes de la lesión?
Para ser sincero es difícil. Quizá esté mal que yo lo diga, porque he sido partícipe de ello, junto a mis compañeros y rivales de estos años, de la gran progresión del nivel en las carreras por montaña  en los últimos años en España. Es increíble que en un deporte aún en expansión, alcanzásemos en unos pocos años cotas tan altas en cuanto a calidad.

En general los deportes en expansión tardan mucho más tiempo en entrar en una fase de estabilización como lo es la que atravesamos ahora. Quizá pueda ponerme a un nivel no tan lejano al que tenía en lo que se refiere al aspecto de la ilusión o la motivación, como comentaba antes, incluso a nivel cardiovascular o aeróbico, pero dudo mucho que en el aspecto puramente físico de lo que atañe al pie lesionado, pueda alcanzar las cotas de rendimiento que tenia. No me veo haciendo aquellas bajadas que hacía en los campeonatos de España, en Zegama o en el Campeonato de Europa.

¿Has tenido que cambiar algo (pisada, material, entrenamiento, etc.) tras esta lesión?
Si. O más que cambiar, no obviarlo, como hacía antes a menudo. Ya he dicho que uno se cree indestructible cuando está sano. El origen de mi lesión fue, de hecho, la falta de cuidado a la hora de aplicar ciertos aspectos, como por ejemplo no llevar el tipo de zapatilla que me correspondía llevar por mi tipo de pisada. Ahora llevo siempre zapatillas con sistema de pronación, o bien mis plantillas ortopédicas.

La morfología del pie me ha variado sensiblemente. Yo me miro el tobillo y a simple vista aprecio ligeras variaciones inapreciables para la gente, pero visibles para mi, que, obviamente conozco  mi pie como si fuera mío. Por consiguiente la pisada ha variado algo también, eso por no hablar, claro de la precaución que, casi de modo involuntario, aplica uno a la hora de correr, extremando la precaución al posar el pie en el suelo. En lo que se refiere al entrenamiento, por el momento no toco terreno técnico de montaña, ni bajadas complicadas. En general evito todo terreno abrupto, por el momento.

¿Cómo te estás entrenando ahora mismo?
En principio no pensaba entrenar específicamente, por lo que hablé con mi entrenador de todos estos años para decirle que entrenaría sin método, a mi aire, solo cuando me apeteciera. Pero luego, con la culminación de ese proceso de recuperación de la ilusión por competir que hemos comentado antes, me plantee la posibilidad de iniciar un nuevo proyecto con distinto entrenador y por consiguiente distintos métodos. Y embarcado en eso estoy. Ahora, de principio, estoy haciendo unos cien km semanales, con solo un par de sesiones de calidad a la semana, la más fuerte de ellas consistente en hacer un rodaje suave por la mañana con unos progresivos y series de dos mil por la tarde.

¿Cuándo crees que volverás a estar al 100%?
 Estoy muy ilusionado con los métodos de mi nuevo entrenador. Si asimilo bien los entrenos y el pie no me limita demasiado, creo que me pondré bastante fuerte. Lo ideal sería estar a tope para el campeonato de España y los Sky Games, pero todo dependerá de la evolución de la lesión. Lo que no puedo hacer ahora es forzar la marcha. El pie marcará el rumbo a seguir.

¿Has visto cambios en el panorama del trail running nacional en estos meses, tanto a nivel de corredores como de carreras?
El cambio es, en mi opinión, más de cantidad que de calidad, es decir, veo mayor número de gente arriba que antes, quizá tan buena como antes, pero no mejor que antes. De hecho, en lo que a mí respecta, conservo intactos casi todos los records de carreras que tenia de todos estos años atrás. Ya digo que se consiguió un nivel muy alto en España en estos últimos años.

¿En qué carreras tienes pensado competir en los próximos 2-3 meses?
Mi intención es empezar con Km verticales, carreras sin bajada y de pocos km, por aquello de no forzar la recuperación del pie. Luego, si la lesión me lo permite, lo normal es que evolucione a mi terreno natural, donde soy capaz de ofrecer mi mejor rendimiento, esto es, en carreras de 3-4 horas. Quizá haga el campeonato de España de Km verticales, y el Campeonato de España largo, para mí la prueba estrella del calendario nacional, aparte de correr algunas clásicas que me vayan proponiendo o me apetezca hacer; y por supuesto lucharé por ganarme un puesto para entrar en la selección española que acudirá a los Sky Games. Intentaré ponérselo difícil a los jovenzuelos.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.