HISTORIAS DEL TRAIL

Natalie Nicholson: cómo superar la violencia doméstica a través del trail running

Esta corredora estadounidense vivió un infierno en su casa, con una pareja que la maltrataba y apunto estuvo de matarla. Correr se convirtió en uno de sus trucos para superar una situación límite y ahora espera poder acabar la Leadville 100 como forma de coronar su recuperación.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Natalie Nicholson
Natalie Nicholson

Dentro de unas semanas, habrá cientos de corredores en la salida de la Leadville 100, una de las pruebas de 100 millas más multitudinarias de los Estados Unidos. Cada una de esas personas llegará con una historia detrás, pero la de Natalie Nicholson es una de esas historias que merece la pena ser contada y escuchada para que no caiga en el olvido.

A Natalie Nicholson siempre le gustó correr. Desde el instituto, esta chica de Phoenix amaba entrenar, algo que hacía para el equipo del centro educativo. Desde entonces, corría maratones de forma asidua y su vida no era muy diferente a la de cualquier otra chica de su edad, hasta que en 2010 conoció a Ted, con el que mantuvo una relación sentimental.

Al poco, Ted se descubrió como una persona violenta; primero, atacando a Natalie de forma psicológica, pero pronto ese maltrato también llegó al apartado físico. En varias ocasiones, Ted golpeaba a Natalia hasta que se quedaba inconsciente, pero ella siempre acababa perdonando a su agresor y volvían a estar juntos.

Todo el entorno familiar y de amigos de Natalie se preguntaba cómo era posible que una mujer con esa fortaleza, capaz de poner su cuerpo al límite, aguantaba una situación tan extrema. Ya en 2013, Ted casi mata a Natalie al intentar ahogarla con una almohada, tapando su cara, lo que la dejó al borde de la asfixia. Ese fue el momento en el que esta joven, que por entonces contaba con 29 años, decidió poner punto y final a esa relación.

Dentro de su proceso de recuperación, correr se convirtió en uno de sus mejores apoyos; su pasión desde que era una adolescente fue una ayuda impagable para poder comenzar a rehacer una vida que se había roto con apenas tres décadas de vida.

Tal y como comenta en una entrevista con la revista Trail Runner, “es fácil que la gente te vea como alguien débil. Pero esta situación no comienza por esa razón. Un maltratador no te pega un puñetazo en la cara en la primera cita”.

“Tenía demasiado miedo para ser honesta con lo que estaba sufriendo y todo lo que él me hacía, así que sólo hablaba de los abusos y amenazas verbales. Cuando estás en una situación de abuso así, tu mente está totalmente destrozada” apunta Natalie, que acabó solicitando una orden de alejamiento que no fue aceptada. “Cuando esa orden de alejamiento me fue denegada, pensé que la que estaba equivocada era yo”.

Seis meses después de serle denegada esa orden de alejamiento, se produjo el intento de homicidio por parte de Ted. Dos años después de estos sucesos, Ted fue declarado culpable de hasta cuatro cargos. Durante la celebración del juicio, Ted rompió la orden de alejamiento más de 100 veces, por lo que Natalie nunca se volvió a sentir segura en el pueblo donde vivía.

El trail running como tabla de salvación

Fue entonces cuando decidió cambiar de aires y se marchó a la meca del trail running en los Estados Unidos, la ciudad de Boulder, en Colorado, donde no conocía a nadie, pero que se le presentaba como el escenario perfecto para rehacer su vida a través del deporte. Era el año 2013 y empezaba una nueva vida para Nicholson.

Aunque nunca había dejado de entrenar y de correr durante su relación con Ted, la llegada a Boulder supuso recuperar esa pasión por el deporte. “Mucha de la energía que tengo para hacer lo que hago ahora viene de haber podido dejar atrás aquella relación”, relata una Nicholson que solo tres mese después de acabar la relación con Ted finalizaba un triatlón.

Pero el siguiente reto era todavía más complicado: correr y completar la Leadville 100; “todo comenzó con los maratones, pero poco a poco vas corriendo distancias más y más largas. Hay algo muy atractivo en ver lo lejos que puede llegar tu cuerpo” apunta Nicholson.

El verano pasado ya corrió su primer ultra trail, de 50 kilómetros, en el que consiguió finalizar en cuarto lugar. Pero el reto será dentro de unas pocas semanas, cuando se ponga en la línea de salida de la Leadville 100 y se enfrente a uno de sus mayores desafíos.

Y es que correr ha sido una de las grandes cosas a las que se ha podido agarrar para reconstruir su vida después de un episodio dramático. Y es que es muy revelador cuando Natalia reconoce que “algunas personas van a la iglesia o acuden a terapias psicológicas para superar esto. Yo simplemente corro”.

Dentro de unas semanas, habrá cientos de corredores en la salida de la Leadville 100, una de las pruebas de 100 millas más multitudinarias de los Estados Unidos. Cada una de esas personas llegará con una historia detrás, pero la de Natalie Nicholson es una de esas historias que merece la pena ser contada y escuchada para que no caiga en el olvido.

 

A Natalie Nicholson siempre le gustó correr. Desde el instituto, esta chica de Phoenix amaba entrenar, algo que hacía para el equipo del centro educativo. Desde entonces, corría maratones de forma asidua y su vida no era muy diferente a la de cualquier otra chica de su edad, hasta que en 2010 conoció a Ted, con el que mantuvo una relación sentimental.

 

Al poco, Ted se descubrió como una persona violenta; primero, atacando a Natalie de forma psicológica, pero pronto ese maltrato también llegó al apartado físico. En varias ocasiones, Ted golpeaba a Natalia hasta que se quedaba inconsciente, pero ella siempre acababa perdonando a su agresor y volvían a estar juntos.

 


Todo el entorno familiar y de amigos de Natalie se preguntaba cómo era posible que una mujer con esa fortaleza, capaz de poner su cuerpo al límite, aguantaba una situación tan extrema. Ya en 2013, Ted casi mata a Natalie al intentar ahogarla con una almohada, tapando su cara, lo que la dejó al borde de la asfixia. Ese fue el momento en el que esta joven, que por entonces contaba con 29 años, decidió poner punto y final a esa relación.

 

Dentro de su proceso de recuperación, correr se convirtió en uno de sus mejores apoyos; su pasión desde que era una adolescente fue una ayuda impagable para poder comenzar a rehacer una vida que se había roto con apenas tres décadas de vida.

 

Tal y como comenta en una entrevista con la revista Trail Runner, “es fácil que la gente te vea como alguien débil. Pero esta situación no comienza por esa razón. Un maltratador no te pega un puñetazo en la cara en la primera cita”.

 

“Tenía demasiado miedo para ser honesta con lo que estaba sufriendo y todo lo que él me hacía, así que sólo hablaba de los abusos y amenazas verbales. Cuando estás en una situación de abuso así, tu mente está totalmente destrozada” apunta Natalie, que acabó solicitando una orden de alejamiento que no fue aceptada. “Cuando esa orden de alejamiento me fue denegada, pensé que la que estaba equivocada era yo”.

 

Seis meses después de serle denegada esa orden de alejamiento, se produjo el intento de homicidio por parte de Ted. Dos años después de estos sucesos, Ted fue declarado culpable de hasta cuatro cargos. Durante la celebración del juicio, Ted rompió la orden de alejamiento más de 100 veces, por lo que Natalie nunca se volvió a sentir segura en el pueblo donde vivía.

 

El trail running como tabla de salvación

 

Fue entonces cuando decidió cambiar de aires y se marchó a la meca del trail running en los Estados Unidos, la ciudad de Boulder, en Colorado, donde no conocía a nadie, pero que se le presentaba como el escenario perfecto para rehacer su vida a través del deporte. Era el año 2013 y empezaba una nueva vida para Nicholson.

 

Aunque nunca había dejado de entrenar y de correr durante su relación con Ted, la llegada a Boulder supuso recuperar esa pasión por el deporte. “Mucha de la energía que tengo para hacer lo que hago ahora viene de haber podido dejar atrás aquella relación”, relata una Nicholson que solo tres mese después de acabar la relación con Ted finalizaba un triatlón.

 

Pero el siguiente reto era todavía más complicado: correr y completar la Leadville 100; “todo comenzó con los maratones, pero poco a poco vas corriendo distancias más y más largas. Hay algo muy atractivo en ver lo lejos que puede llegar tu cuerpo” apunta Nicholson.

 

El verano pasado ya corrió su primer ultra trail, de 50 kilómetros, en el que consiguió finalizar en cuarto lugar. Pero el reto será dentro de unas pocas semanas, cuando se ponga en la línea de salida de la Leadville 100 y se enfrente a uno de sus mayores retos.

 

Y es que correr ha sido una de las grandes cosas a las que se ha podido agarrar para reconstruir su vida después de un episodio dramático. Y es que es muy revelador cuando Natalia reconoce que “algunas personas van a la iglesia o acuden a terapias psicológicas para superar esto. Yo simplemente corro”.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.