LA TRANSFORMACIÓN COMO DEPORTISTA

La metamorfosis de Kilian Jornet

De afamado corredor de montaña, Jornet ha pasado a ser un deportista multidisciplinar, con el alpinismo como uno de sus actuales retos. Junto a Ueli Steck, representa a una nueva forma de hacer montaña, uniendo velocidad, compromiso y estilo.

Author: | 2 comentarios | Compartir:
Kilian Jornet
Kilian Jornet

Con 28 años recién cumplidos, podríamos decir que Kilian Jornet es todo un veterano. Es lo que tiene comenzar a competir siendo un adolescente y acaparar toda las miradas y la atención ante un fenómeno deportivo que antes de llegar a la treintena se ha quedado sin retos competitivos que lograr en sus dos principales deportes.

Y es que Kilian Jornet lo ha ganado todo, o al menos todo lo que ha querido. De su famosa lista de carreras que quería ganar alguna vez en su vida, acabó de tachar todos los nombres cuando hace un año y medio ganaba la Hardrock Endurance Run, una prueba de 100 millas en Colorado, que volvió a vencer este año, ya que se disputaba en el sentido contrario. Ahora, cuenta con los récords en ambos sentidos.

Esto podría resumir a la perfección la carrera de Kilian Jornet, que en pocas ocasiones ha visto cómo no era capaz de cumplir con sus objetivos de principio de temporada. Año a año ha ido sumando victoria tras victoria, convirtiéndolo en uno de los deportistas más seguidos fuera de los deportes masivos.

A la vez que ganaba las competiciones más importantes del mundo se lanzaba a su reto personal «Summits of my life»

Primero fue dominar en las pruebas de proximidad. De esta forma, Kilian consiguió dominar las pruebas a nivel europeo, venciendo sucesivamente las más importantes: Zegama-Aizkorri, Dolomites Skyrace, Giir di Mont, Sierre Zinal, Ultra Trail du Mont Blanc, Ultra Pirineu, Transvulcania, y un sinfín de competiciones que no cabrían en un sólo artículo.

El siguiente paso fue la conquista de los Estados Unidos, donde muchos no se acababan de creer que un chaval consiguiera tener el nivel de Kilian. Su primer contacto fue en una Western States donde pagó con una fuerte deshidratación correr sin sistema de hidratación. Quedó tercero. Al siguiente año volvió y se llevó la victoria.

A partir de ahí, Kilian ha seguido compitiendo en los States, logrando vencer en The Rut, Pikes Peak Marathon o la ya nombrada Hardrock 100. Para entonces, todos en Estados Unidos habían entendido que aquel chaval era el mejor corredor de montaña de la actualidad. Mientras, también ganaba casi todo lo que se podía ganar en el esquí de montaña: Copas y Campeonatos del Mundo, clásicas como Pierra Menta o Mezzalama, etc.

Mientras, y como forma de mantener su motivación a niveles óptimos, se iba imponiendo retos personales que lo llevaron a batir récords en Kilimanjaro, GR20 de Córcega, la Transpirenaica o el Tahoe Rim Trail, hasta que lanzó su megaproyecto Summits of my Life, quizá el primer guiño público de la metamorfosis que estaba viviendo un deportista que lo estaba ganando todo.

En los últimos años Kilian divide su tiempo entre las competiciones y el alpinismo

Desde hace unos años, Kilian ha dejado de correr tanto, al menos en competiciones, y administra su tiempo entre otras actividades. Esa transformación le ha convertido en un deportista de montaña, con pocas etiquetas o al menos ninguna que lo pueda englobar de forma completa.

Algunos de sus récords, como el Cervino o Denali, tenían un componente alpino muy fuerte, que hacían disminuir las fronteras entre disciplinas. No sólo había que correr muy rápido, sino que exigía técnica y compromiso. Muchos se preguntaban si aquello era trail running, si era alpinismo de velocidad, una mezcla de ambas… En realidad, es una forma de entender la montaña.

Así, la vertiente más montañera de Kilian se ha impuesto en los últimos años, con actividades cada vez más alejadas de lo que él mismo era hace casi una década, cuando irrumpió como uno de los grandes deportistas jóvenes de su generación.

El Eiger en 10 horas desde Grindelwand con Ueli Steck muestra el nivel que ha alcanzado como alpinista

Su último reto dentro de Summits of my Life es una representación del cambio de Kilian Jornet, un cambio en el que coge de cada disciplina lo que más le gusta, o en el que elige cómo completar las rutas: corriendo, esquiando, escalando, trepando… El Everest tiene que esperar, pero el mundo es quien en realidad espera para ver de qué es capaz cuando el altímetro marca más de 8.000 metros.

Mientras, Jornet se entretiene haciendo actividades de primer nivel; hace unas semanas lo veíamos hacer cima en el Eiger junto a Ueli Steck, precisamente uno de los alpinistas cuyas actividades tienen más relación con las que lleva a cabo el propio Kilian.

Ambos completaron más de 10 horas de esfuerzo, en el que combinaron la carrera, saliendo desde el pueblo más cercano, en Grindelwald, hasta la misma base de la montaña. Allí comenzaba la escalada por la cara norte para descender por la cara oeste y volver a la carrera hasta el punto de origen. Una vez más la eterna pregunta que se hacen quienes intentan encasillarle: ¿trail, alpinismo, escalada? Simplemente, montaña.

Kilian hace cada día lo que las condiciones le permiten: correr por montaña, escalada, alpinismo, esquí…

Sólo con un vistazo a sus perfiles en redes sociales, podemos ver que al final, Kilian hace cada día lo que las condiciones le permiten. No deja de combinar esquís, escalada, carrera… Simplemente disfruta de la montaña de la forma en la que más le apetece, y resulta que todas esas disciplinas se le  dan realmente bien.

En apenas una década, hemos pasado de ver a un adolescente flaco, que ganaba carreras por montaña allá por donde iba, a ver a un deportista de montaña muy completo, con un gran dominio de las disciplinas que practica y que ha conseguido sumar a la legión de sus seguidores a aquellos “puristas” que veían en Kilian una representación de todo lo que no les gustaba en las montañas.

Kilian es uno de los representantes de un estilo de hacer montaña

Ya no podemos hablar de Kilian simplemente como corredor de montaña, como esquiador o como alpinista o incluso himalayista. Kilian es uno de los representantes de un estilo de hacer montaña, en el cual, lo que menos importa es si se sube o baja en esquí, corriendo o andando, si hay paredes técnicas o descensos vertiginosos en esquí, sino que importa adaptarse a lo que se pueda hacer en cada momento, pero siempre con altas dosis de compromiso y sin negociar en lo que a velocidad se refiere, ya que Kilian siempre ha defendido que la velocidad en la montaña es igual a seguridad.

Esta metamorfosis que ha vivido Jornet le ha llevado a ser uno de los grandes representantes del deporte de aventura. Se codea con otros deportistas extremos, lo que le hizo ser elegido por votación popular “Aventurero del Año” para National Geographic. El cambio quizá todavía no se haya completado, pero está tan avanzado que ya nadie puede etiquetar a Kilian Jornet con un solo adjetivo.


Lecturas relacionadas
2 comentarios
  1. ES UN FENÓMENO SOY FAN SUYO, ES UN ALPINISTA MUY COMPLETO, A ROTO TODAS LAS VARE RAS QUE SEA PROPUESTO.

  2. Lilian, te falta una carrera… La TRAVESERA INTEGRAL PICOS DE EUROPA. Esa para cuando…?

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.