CARRERA QUE SE LE RESISTE

Kilian Jornet y Cavalls del Vent, “una relación de amor-odio”

El catalán se enfrenta a la que él mismo ha definido como su bestia negra; allí se produjo su primer abandono que no fuera por motivos físicos y hizo le hizo replantearse su forma de planificar las temporadas. Así se ha construido esta extraña relación entre corredor y carrera

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Kilian Jornet
Kilian Jornet

Lo de Kilian y la Cavalls del Vent se podría decir que es como una de esas relaciones extrañas, que te hacen sufrir, pero acabas volviendo a ellas. Hace justo un año, Kilian Jornet se fue de la prueba con la sensación, según sus palabras, “de no estar en el sitio en el que quería estar”, unas palabras muy duras viniendo de alguien que siempre ha antepuesto las sensaciones y las vivencias a los resultados y las victorias.

Por eso, el anuncio de que estaría, un año más, en su “carrera maldita” suscitó tanta atención; y es que Jornet se enfrenta a una de las pocas carreras que se le resiste, y eso es mucho decir de alguien que ha ganado tres veces el Ultra Trail Mont Blanc o que ha batido casi todos los récords que se ha propuesto.

Para Kilian, correr la Cavalls del Vent es como correr en casa; aunque quizá el “como” de esa oración sobre, ya que el trazado de la prueba pasa por un refugio de montaña en el que vivió siendo un niño. Además, allí se suelen agolpar familiares y amigos para animarle. él mismo reconoció en una entrevista a este medio que «el abandono en Cavalls fue muy duro, porque corría en casa, en un sendero que he hecho desde los 13 años, pero no estaba disfrutando. Parar me permitió plantearme nuevos retos, nuevas metas y proyectos que me motivan más».

Pero ahí no se quedó la cosa, ya que Jornet apuntó que “si abandoné fue porque no tenía ganas de correr, perdí el placer de estar en la montaña, y eso me hizo llorar. Este año he entrado en una esfera donde la sociedad nos lleva a valorar más los resultados, a intentar estar presente en todas partes; nos lleva a buscar una belleza que es efímera. Me di cuenta de que lo que estaba haciendo no era lo que realmente quería”, aseguraba Jornet.

De esta forma, Kilian decidió replantearse su forma de organizar sus temporadas de carreras; parece que fue la gota que colmó el vaso de alguien que no estaba acostumbrado a ser foco de atención en los medios; “hace cinco años, tenía que responder a cinco entrevistas, hacer dos sesiones de fotos y un par de conferencias y ahora esto es cada día. Soy una persona a la que le cuesta mucho decir que no, y esto me ha cargado de mucho trabajo, que se tiene que gestionar bien” declaró a este medio.

Esta vez, en cambio, Kilian llega de forma muy diferente a esta Cavalls; lo hace tras completar un reto que lo define como deportista: realizó la travesía entre Courmayeur y Chamonix, haciendo cima en el Mont Blanc a través de una ruta muy técnica, la Innominata. Y lo define como deportista porque es, a grandes rasgos, indefinible. Mezcló en ese reto las carreras con el alpinismo, difuminando las fronteras entre dos deportes que, desde hace años parecían condenados a entenderse, pero que no llegaban a hacerlo.

Como si fueran dos hermanos pequeños, el trail running y el alpinismo han convivido mirándose de reojo, pero sin llegar a conectar de una forma clara, y esto es algo que ha conseguido Kilian Jornet, siendo admirado por los aficionados del alpinismo, que ven en él a uno de los representantes de la vertiente moderna de este deporte, con un estilo ligero, rápido y técnico. Por su parte, a los aficionados a las carreras ya los tiene en el bolsillo desde hace años. Además, los próximos proyectos del catalán no harán más que acrecentar esa unión de deportes cuando se enfrente a montañas como el Cervino, el Aconcagua, el McKinley y, sobre todo, al techo del mundo, al Everest, allá por 2015.

Por eso, con la sensación del trabajo bien hecho y con una menor presión por la victoria, ya que ha aparecido a última hora, Kilian afronta su tercera carrera “en casa”, su segunda reválida tras dos abandonos en una prueba con la que mantiene una de esas extrañas relaciones  amor-odio. “Al adelantar el proyecto del Mont Blanc, me quedaba libre la semana y viendo que me encuentro bien física y mentalmente finalmente he decidido venir e intentarlo… ¡a ver si a la tercera va la vencida!” explicaba Kilian hace un par de días.

Enfrente tendrá a varios de los mejores corredores del mundo; los Miguel Heras, Anton Krupicka, Dakota Jones o Tófol Castanyer son amigos, pero también rivales. De esta manera, el próximo sábado veremos más que una lucha entre corredores, veremos también una lucha entre un atleta y sí mismo, entre un corredor y su “bestia negra”, la lucha de un chaval corriendo en su casa.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.