EN ISLA DE REUNIÓN

Kilian Jornet aumenta su leyenda al vencer una Diagonale des Fous brutal

El español cerró su temporada de carreras por montaña con una nueva exhibición que aumenta su currículum y su figura dentro del mundo del deporte en una de las carreras más duras que se recuerda. Iker Karrera abandonó tras otra actuación para enmarcar.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Kilian Jornet en la Diagonale des Fous 2012.
Kilian Jornet en la Diagonale des Fous 2012.

Eran dos los españoles con opciones de vencer una de las pruebas más duras del mundo. Uno era Kilian Jornet y el otro Iker Karrera. El primero ha cerrado su temporada con una nueva victoria, mientras que Iker, a pesar de verse obligado a abandonar, dio una lección de pundonor y demostró ser un titán de la larga distancia.

26 horas y 33 minutos antes de que Kilian se hiciera con la victoria, se daba la salida en la zona sur de la Isla de Reunión. A partir de ahí, los más de 2.000 corredores que se atrevieron con los 170 kilómetros y casi 10.000 metros de desnivel positivo  se enfrentaban a un mito que lleva 20 años siendo un referente mundial de la ultra distancia.

Pero los españoles, decididos a demostrar por qué todas las quinielas los ponían de favoritos, decidieron que el protagonismo iba a ser suyo. A los “pocos” kilómetros, Iker y Kilian dominaban la carrera. Pasaban los dos primeros por los controles de paso de la primera mitad de carrera. Parecía que la cosa se iba a decidir entre los dos.

Así iba el asunto hasta el punto de Roche Plate, cuando estas dos bestias ya habían consumido 114 kilómetros. Entonces saltaba la noticia: Iker Karrera abandonaba por problemas en la rodilla y por no poder alimentarse con comodidad. Incluso se confirmaba en la cuenta de Twitter de su patrocinador. En cambio, Kilian seguía a lo suyo y proseguía su camino. Pero no sin antes ayudar a su amigo y compañero.

Tal fue la ayuda que prestó Kilian a Iker que este útlimo se lo agradeció con estas palabras: «Gracias Kilian por la calidad humana y la generosidad que me demostraste ayer. Cuando estaba hundido, le diste prioridad a mi salud. No fuiste a aprovechar la situación, como lo hubieran hecho la gran mayoría de los humanos. La gente se quedará con la victoria que has conseguido aquí, con los kilómetros y los desniveles, con el crono… Pero ni de lejos llegarán a imaginarse la demostración que diste ayer. ¡Feliciades y a descansar!»

Cuando el tercero en discordia, Antoine Guillon iba a alcanzar ese mismo punto de control, como ave fénix, Iker Karrera decidía que podía seguir, que lo iba a intentar, que no se iba a rendir por las buenas. Así que el vasco arrancó un minuto antes de que el galo llegara a Roche Plate.

Como todos los grandes, Iker no sólo parecía estar en condiciones de continuar, sino que era capaz de seguir arañando minutos a Guillon, con lo que la segunda plaza parecía más que probable, y sobre todo viniendo de alguien como Iker. Así continuó hasta que llegó a Sans Souci tras un descenso de 1.700 metros en apenas 12 kilómetros. Ahí su cuerpo dijo basta.

Pero, a pesar de las malas condiciones en las que se debía encontrar par abandonar la carrera, Karrera decidió descansar en ese punto y quedarse para poder animar a su compañera de equipo y amiga Nerea Martínez, poniendo de manifiesto que el trail running de élite se basa tanto en el compañerismo como en la victoria individual, que también, claro está. Un diez se merece la actuación general de Iker.

Por delante, Kilian manejaba la situación a su antojo, como suele hacer. Con más de una hora de ventaja sobre Guillon, el español ascendía y descendía a un ritmo normal, sin arriesgar, y no era para menos, ya que con la caída de la noche un traspié podría haber resultado definitivo. Poco a poco, con los espectadores rendidos al español, que en ocasiones tuvo que ser protegido por el equipo de Salomon Sudáfrica, Kilian se iba acercando a la meta y al final de la temporada de carreras. Ambas estaban a la misma distancia.

Y así fue, que tras 26 horas y 33 minutos de competición, la carrera más larga del año para Kilian de largo, el catalán cerraba la temporada repitiendo su victoria de 2010 en una carrera en la que sólo dos corredores que no fueran locales han salido con el trofeo gordo de la isla, él y Julien Chorier que, por cierto, fue baja de última hora.

Fueron más de 26 horas de lucha para un corredor que, aunque hoy no hubiera ganado, ya ha entrado en la historia del trail runinng y del deporte en general, aunque para que esto último se reconozca hagan falta, por desgracia, algunos años. Pero esta victoria ha demostrado que, estando en forma y motivado, Kilian parece imbatible, como ocurre con pocos deportistas en la historia de cualquier deporte individual. Por eso su nombre, esperemos que lo antes posible, esté al lado del de otras leyendas del deporte. Lo bueno es que, al contrario que con la mayoría de leyendas, todavía nos queda por disfrutar mucho de ésta.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.