PERFIL DEL GANADOR DEL UTMB 2014

François D’Haene, una vida entre montañas y vino

El corredor de montaña francés se ha destapado en los últimos años como uno de los más regulares, con actuaciones muy consistentes sobre todo a partir de los 100 kilómetros. Su segunda victoria en el UTMB le confirma como uno de los mejores corredores de ultras de la actualidad.

Author: | No hay comentarios | Compartir:

Todavía no eran las 2 de la tarde en Chamonix cuando un espigado corredor, vestido de blanco, llegaba trotando a la localidad alpina, que era, como cada último sábado de agosto desde hace once años, un auténtico hervidero de fanáticos de la montaña. Este joven francés era François D’Haene y se iba a convertir en el ganador del Ultra Trail Mont Blanc 2014.

Era su segunda victoria, tras la lograda en 2012, pero la primera que lograba sobre el trazado original, el que circunvala por completo, y atravesando tres países, el pico más alto de Europa occidental, y de ahí que no fuera capaz de borrar una inmensa sonrisa de su rostro mientras todo un pueblo le vitoreaba.

Y es que este joven de 28 años está en el culmen de su carrera; este 2014 está poniendo a D’Haene como uno de los mejores especialistas de carreras de 100 o más kilómetros, con especial atención a las de 100 millas. No en vano, en su hoja de servicios ya cuenta con victorias en Ultra Trail Mount Fuji, Diagonale des Fous o el propio UTMB por partida doble.

Corredor y fabricante de vino

Pero lejos de la imagen de corredor profesional, la cara menos conocida de François quizá sea a la que más horas dedica al día, a su pequeña bodega en la región francesa de Beaujolais, en las afueras de la ciudad de Lyon, un paraje bucólico repleto de hectáreas de viñedos entre los que suele entrenar cada día.

Aunque en un primer momento su proyecto vital era la de regentar un refugio de montaña, la ley gala le obligó a hacerse cargo de los viñedos familiares, ya que de no ser explotados, le serían expropiados por el gobierno. Fue entonces cuando François y su esposa pusieron rumbo a esta región francesa.

Para ello, el corredor galo tuvo que abandonar su trabajo como fisioterapeuta que tenía en Las Cevenas, un lugar en el que François tenía las montañas en casa, en el que las montañas apenas superan los 1.500 metros de altitud, pero que es un campo de recreo excepcional para cualquier amante del trail running.

Este cambio de vida llegó mucho después de que D’Haene se aficionara a las carreras por montaña; corría el año 2005 cuando comenzó a correr por la montaña. “Comencé a correr por la montaña porque siempre me había gustado correr, estar en la montaña, haciendo esfuerzos largos, gestionando mi estrés y competir. Por eso el trail running me gusta más que otras disciplinas del atletismo” señala D’Haene.

“¿Qué es lo que más disfruto de correr por la montaña? Son varias cosas, no una sola. Ir a dónde quieres ir, estar solo, sentirte libre, controlar el estrés, cruzar las montañas, disfrutar diferentes paisajes, descubrir nuevos caminos cada día que sales a entrenar…” relata François.

Las similitudes entre el viñedo y el trail running.

Pero además de correr, el viñedo forma parte intrínseca de su vida; aunque estos dos aspectos no parezcan estar relacionados, François es de otra opinión: “cuando te colocas en la línea de salida de una carrera no lo haces porque te apetezca correr ese día, sino porque es algo para lo que te llevas preparando muchísimo tiempo. El entrenamiento es un placer gradual, hay partes que disfrutas más y otras menos. Con el viñedo pasa lo mismo”.

“Tienes que pensar en las decisiones tomadas, como al final de una carrera. Tienes que evolucionar y cuestionarte a ti mismo cada año. Creo que ambos mundos se basan en disfrutar y compartir un placer. Para mí son la misma cosa y esto me motiva a ir más allá y aprender siempre más”.

Pero ello no significa que no entrañe dificultades, y es que para conseguir llegar al máximo nivel, las horas de entrenamiento son innegociables; “el trail running todavía es una parte importante en mi vida. Cuando cogimos los viñedos no pensamos en cómo encajaría en nuestra vida, sino en adaptarlo de la mejor forma posible”.

Los comienzos, como era de esperar, no fueron fáciles para François y su mujer; “lo de la bodega era una actividad diferente, que tenía muchas opciones de fracasar. Sabíamos que sería difícil montarlo y gestionarlo todo. Sabíamos que cada día sería distinto, que cada año sería distinto y no teníamos ni idea de si funcionaría o no. Esto es lo que realmente te motiva a continuar”.

Con una hija de año y medio de vida, François espera un nuevo vástago para finales de año, lo que no le impedirá seguir disfrutando de correr por la montaña, de ser uno de los mejores corredores de ultras y de seguir confeccionando ese caldo que él describe como “un buen vino, sin tratamiento químico y asequible”, toda una alegoría de lo que él mismo es como corredor de montaña.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.