ENTREVISTA

Nuria Picas: “Cuando me pongo el dorsal sale la bestia que hay en mí”

Tras hacerse con su tercera victoria en Cavalls del Vent, hablamos con Nuria, que nos hace un repaso de lo que fue la carrera y de otros aspectos relacionados con los ultras, en los que ha demostrado ser una de las mejores corredoras del mundo.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Nuria Picas concentrada en la salida de la Ultra Cavalls del Vent 2013
Nuria Picas concentrada en la salida de la Ultra Cavalls del Vent 2013

En la salida de Cavalls del Vent se te vio muy emocionada, incluso llorando ¿Qué pasó?
No me suele pasar, pero esto es Cavalls, la carrera que me vio nacer, la que el año pasado, con el tiempo que hizo y tantas cosas que pasaron, la llevo en el corazón y correr aquí es más que disputar una carrera. Me saltaron las lágrimas porque es todo un cúmulo de emociones que antes de salir las dejé ahí.

¿Cómo definirías esta carrera?
La definiría como la carrera de mis sueños. Me encanta el recorrido, la gente que se vuelca a la montaña a animar… Es la carrera donde comencé a correr en el 2011, el primer ultra que gané y ahora ya llevo tres victorias aquí. Es mi vida como corredora.

¿Cómo ha sido la Cavalls de este año en comparación con otras?
Me he sentido muy bien, he corrido con inteligencia, a un buen ritmo, contante durante toda la carrera. He comido y bebido muy bien. He seguido todas las pautas que una carrera salga de una forma o de otra. El tiempo ha acompañado y la verdad es que estoy muy contenta. He competido en otros ultras que me han ido peor por descuidos básicos, pero aquí lo llevaba todo muy estudiado, sabía los tiempos de paso en cada refugio.

¿Ha sido tu mejor carrera del año o incluso de tu carrera?
La mejor del año ha sido seguro, porque el ritmo ha sido constante, sin altibajos, he disfrutado muchísimo del ambiente y la gente. Quizá también de mi vida, aunque también la de 2012, con lo que sucedió, llegando al sprint con Anna Frost. Todos los Cavalls del Vetn son las carreras de mi vida. Y llevo tres.

¿En qué te ayuda correr en un sitio que conoces?
Correr en un sitio que conozco me da alas. Conozco todos los rincones a la perfección y para mí es muy importante. Prefiero correr en casa. Entreno aquí, vivo a un cuarto de hora y para mí es un beneficio enorme saber lo que me espera, lo que hay, los tiempos… Sin lugar a dudas.

Voy corriendo con la ilusión de saber que en el próximo refugio me encontraré a una persona, que siempre me invita a un té, o a otro… Salir de un refugio donde conoces a mucha gente e ir a por el otro donde te encontrarás a más gente es una pasada. A veces pensaba que me iba a encontrar a este u otro para echarte unas risas en 10 segundos. Pero vale la pena.

A pesar de estar emocionada en la salida, luego se te vio muy concentrada…
Soy emotiva, ya que Cavalls es muy especial y salí con lágrimas en los ojos. Durante la carrera en cambio estoy más concentrada. Cuando me apretó Uxúe Fraile, estando 6 horas pegadas, estaba seria y concentrada, pero con la piel de gallina gracias a los ánimos de toda la gente que estaba en la montaña. Cuando vi que iba bien, que comía bien y que el cuerpo y las piernas me iban alegres, empecé a disfrutar de verdad, a reírme y a gozar un poco de toda la carrera.

¿Cómo fue tu equipo de apoyo de este año?
En cada refugio tenía un colega que me esperaba y preparé unas bolsas con comida específica, alimento líquido, etc… y así me tenían preparadas unas cosillas que sé que me van bien. Pero también voy tirando de plátanos y lo que da la organización. Está todo muy bien montado y si no tienes a nadie también la puedes hacer. Pero la gente se ofrece y a mí también me gusta pensar que tengo a alguien ahí con mi comida prepara; me ayuda un poquito.

Sufriste un percance con una vaca…
Podía haber sido más, porque me atacó al pasarla por la izquierda. Con las dos piernas me dio un golpetazo en las piernas que me lanzó montaña arriba. Pensé que se acababa mi carrera, pero me dio en la zona de las nalgas y pude seguir, pero me espanté mucho. El compañero que iba detrás se quedó blanco el pobre. Cosas que pasan.

Antes decías que viste que comías bien y eso te ayudó…
Con la experiencia del UTMB he aprendido más. Desde primera hora hay que comer, unos 30 gramos de hidratos, una barrita energética con un plátano o un sándwich con bebida energética cada hora. El problema que tengo es que a veces no me entra, y tengo serios problemas porque no me apetece nada, sobre todo cuando pasan 5 horas, pero hay que hacerlo y a veces me obligo a tomar algo para poder ganar la carrera, pero me cuesta uchísimo. Es con el dolor de piernas la parte que más me preocupa. Pero hay que hacerlo, como la gasolina en un coche, que si no se te acaban las fuerzas porque el desgaste es enorme.

¿Cómo recuerdas la pasada edición?
El año pasado fue una experiencia épica total. No se me olvidará en mi vida. Hizo frío, los abandonos… Además de superar estas circunstancias adversas, el hecho de llegar al sprint en una carrera de 83 kilómetros, en el último minuto… Esto no lo olvidaré jamás. Fue muy, muy duro, quizá la carrera más dura de mi vida por la agresividad de las rivales, Anna Frost y Emelie Forsberg.

Recuerdo que salimos a las 9 de la mañana en Bagá y cuando pasó una hora bajó la temperatura y al llegar al Niu del Aguila había lluvia, frío, viento… Hasta Kilian dijo que estaba pasando algo no habitual en la zona. El frío se fue calando en los huesos y me acuerdo que corría para sobrevivir. Sabía que no podía parar. En la parte final ya mejoró un poco, pero el desgaste se intensificó, por la parte de correr en serio con Anna Frost y Emelie Forsberg. Aquella carrera nunca llegó a ser cómoda. Aprendí mucho de aquella Cavalls, la llevo grabada y me ayuda a superar otros momentos difíciles en otras carreras

Este año en cambio se estrenaba recorrido, ¿qué te ha parecido?
Me parecía a priori que sería un tostón bajar hasta Bellver porque rompía un poco el trazado original, pero se me pasó bien. Además la sorpresa fue que también había mucha gente animando, muchos amigos y al final una buena experiencia. Cuantos más kilómetros, más divertido. Saco esta conclusión. Los kilómetros son para todos. Es un aliciente más.

¿Cómo has entrenado para llegar así de bien a Cavalls?
Para entrenarla vengo del UTMB. Está claro que vivo un poco de rentas del entreno para aquella carrera, con muchas horas de montaña. En estos 21 días recuperé bien. Noté algo de cansancio en las piernas pero tengo mucho fondo. Fueron 24 horas corriendo, dándolo todo y esta vez fueron 12 horas y, aunque no fue un paseo, se me hizo cortito. Otros años entreno menos y cuando llevo 8 o 9 horas, el resto cuesta más.

¿Cómo es tu semana típica de entrenamiento?
Mi semana típica es combinar correr con la bici de carretera. Es muy fácil, un día corro y al siguiente hago dos horas de bicicleta, tranquila, por sitios ondulados, para recuperar, pero sin castigar articulaciones. En lo que es correr, depende, porque al venir del UTMB he hecho entrenos de 5 horas varios días seguidos. Pero lo normal son dos o dos horas y media.

Cada vez las mujeres vais más fuertes en los ultras…
Se demostró que el nivel de chicas se acerca cada vez más al de los chicos, sobre todo en la ultra distancia. En Cavalls entré entre los mejores, Uxúe también hizo un carrerón… Cada vez nos adaptamos mejor, entrenamos más y el nivel sube cada año. Veo chicas que hace un año eran una cosa y hoy por hoy son auténticas rivales. Estoy flipando mucho. Cuando se metan las chicas en serio será una gozada competir.

Lo que sí es cierto es que el año pasado había mejores corredores aquí en Cavalls…
Sí que le ha faltado nivel internacional, pero a nivel nacional ha sido de lo máximo. Quizá faltaba Kilian. Me hubiera gustado que estuvieran Emelie, Anna y otras chicas, pero está tan apretado el calendario que esperemos que el  año que viene puedan venir.

¿Dónde piensas acabar tu temporada?
Pensaba que Cavalls sería la última carrera, pero me han invitado a Templiers, donde gané la Copa del Mundo, y me hace ilusión volver con los amigos y pasar un fin de semana para correr una carrera que parecía cortita. Como estoy entrenada y me siento con ganas de aprovecharlo, así que quizá alargue un poco la temporada hasta finales de octubre.

¿Cuál dirías que es el peor y el mejor momento de un ultra trail?
El peor momento es cuando lo pasas mal y te inundan los pensamientos negativos, cuando no quieres estar donde estas. Se usan recursos mentales para quitar estos pensamientos negativos para superarlos, pero esto se gana a base de experiencia. Los mejores momentos es ver que la gente anima, la llegada a meta… Me pone la piel de gallina, son momentos inolvidables.

¿En qué piensas cuando vas mal?
Cuando lo pasas muy jodido, pienso en lo mismo, que el sufrimiento es momentáneo. Puede durar minutos, horas o un día, pero la gloria es eterna. Siempre me digo que puedo estar sufriendo, pero esto va a ser para siempre. La gloria es eterna y el sufrimiento efímero. Por eso vale la pena.


La parte física es importante y el cuerpo debe estar adaptado a la montaña y a correr horas, pero la parte que manda es el cerebro. Si lo pasas bien, gestionas bien el esfuerzo y tienes muchas ganas, es impresionante donde puedes llegar. Las ganas y la ilusión hacen que la mente no tenga límites.

¿Cuál dirías que es tu fuerte como corredora?
Creo que aguanto bien el sufrimiento; sé desconectar la mente y sumar kilómetros, saber por qué corro. Cuando me pongo el dorsal sale la bestia que hay en mí.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.