ENTREVISTA

Marco de Gasperi: “Noto mi cuerpo y mi mente cansados, pero quiero seguir ligado a la montaña”

El italiano es uno de los corredores que lo han vivido todo en las carreras por montaña. Con sus más de 20 años compitiendo, De Gasperi es uno de los referentes y una de las voces más autorizadas del trail running. Con 38 años, ve más cerca que nunca la retirada algo que tampoco parece tan próximo viendo su buen resultado en Zegama donde quedó segundo.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Marco de Gasperi en la Zegama-Aizkorri 2014 donde quedó tercero.
Marco de Gasperi en la Zegama-Aizkorri 2014 donde quedó tercero.

Con apenas 12 años, Marco de Gasperi comenzó a correr. Al vivir en un pueblo de montaña, pronto su interés se volvió hacia ese entorno. Tras más de 20 años en el mundo de la competición, y con títulos de todos los colores, este miembro del Cuerpo Forestal de Italia vive sus últimas temproradas en la competición de alto nivel, aunque ya ve su futuro claro: todo girará en torno a los valores de la montaña.

Pero antes, el italiano tiene un reto mayúsculo, batir el record de ascenso y descenso al Mont Blanc desde Courmayeur, un tiempo que data de hace 20 años y que logró Fabio Meraldi, que vive en el mismo valle que Marco. Hablamos con Marco de Gasperi sobre el pasado, el presente y el futuro.

Cuéntanos quién es Marco de Gasperi.
Vivo en Bormio, un pueblo de 5.000 habitantes, en Los Alpes, muy cerquita de Suiza y debajo del paso Stelvio y Gavia, dos zonas muy famosas en el Giro de Italia. Allí vivo con mi novia Elisa Desco, y mi hija Lidia, que tiene ahora tres años. Empecé a correr a los 12 años con carreras infantiles para luego conocer algunos maestros del Skyrunning, como Adriano Brecco y Fabio Meraldi, que fueron los pioneros de este deporte en el nacimiento de esta disciplina allá por el comienzo de los 90’s.

«Ahora que ya soy mayor, con 37 años, me dedicaré a correr carreras que me gustan, un poco más largas, mucho más de montaña»

¿Cómo recuerdas tus primeros pasos en el Skyrunning?
Al principio había pocas carreras, como Monte Rosa, Monte Bianco o Monte Adamello. Luego ya comenzaron a nacer nuevas carreras, pero lo cierto es que el skyrunning comenzó con carreras que subían montañas muy, muy altas, como las que acabo de mencionar. Para mí fue una experiencia de vida muy fuerte, me acostumbré a subir montañas desde los 16 años y luego ya comencé corriendo pruebas más cortas, de velocidad y montaña, como las de la IAAF. He ganado seis veces el Campeonato Mundial y ahora que ya soy mayor, con 37 años, me dedicaré a correr carreras que me gustan, un poco más largas, mucho más de montaña. Quiero acabar mi carrera con este tipo de competiciones.

«Mi mejor época fue entre los 28 y los 32 años»

¿Cuándo se empieza a ser mayor para las carreras por montaña?
Depende de cuándo un atleta comienza a correr; yo llevo más de 25 años corriendo y el físico va cambiando. Me aproveché de las fuerzas de la juventud, de la mejor época de mi vida, entre los 28 y los 32 años, que es cuando tu cuerpo está en plenitud. Ahora mi rendimiento no es tan bueno como antes, pero en carreras más largas me siento un poco mejor, porque son más de resistencia, ahora que ya no me veo tan rápido.

Pero en este deporte se ve gente mayor que logra buenos resultados…
Sí, depende de la historia de cada uno. Por ejemplo, yo empecé a ganar carreras de montaña con 20 años y entonces era muy joven. La vida deportiva de cada uno es más o menos de unos 10 años que tienes que aprovechar hasta que el cuerpo y la cabeza empiezan a pesar. Lo duro no son sólo las carreras, sino los entrenamientos, que es lo del día a día, sobre todo en el invierno.

«Estoy sintiendo que mi cuerpo está cansado, pero mi cabeza está más cansada que mi cuerpo»

¿Estás empezando a estar cansado de correr?
La verdad es que ahora estoy sintiendo que mi cuerpo está cansado, pero mi cabeza está más cansada que mi cuerpo; por eso siempre busco carreras o situaciones que me den ganas de seguir consiguiendo salir a entrenar y que luego vengan los resultados. La Zegama, por ejemplo, es una carrera que me da placer, por venir y correr con los mejores del mundo. Este año también quiero hacer más montaña, conocer carreras o cimas, más enfocado al montañismo. Espero subir al Monte Bianco desde Courmayeur este verano y será una de mis grandes actividades de esta temporada.

«Subir corriendo al Mont Blanc desde Courmayeur es un sueño de juventud»

¿Irás a por el record de Kilian?
 No. Este record sería desde el lado italiano; antes era una carrera, que cuando era joven yo no pude correr por tener 16 años y luego ya no se volvió organizar. Así que digamos que es uno de esos sueños que tienes desde la juventud.

¿Cuál es el mejor tiempo en esa ruta?
El record son 6h47’, que es un tiempo muy rápido, realizado por un gran skyrunner como Fabio Meraldi hace 19 años; Fabio vive no muy lejos de mi pueblo, así que seguro que va a ser feliz de saber que voy a intentar batir su tiempo, pero si no lo logro, estaré feliz igualmente, porque subir montañas y especialmente esta que es donde nació el skyrunning, es todo un sueño a realizar.

«Somos atletas que amamos la montaña»

¿Cómo ves ese reto que te has marcado?
El Monte Bianco es una montaña grande, que exige preparar muy bien el record, por lo que es difícil que alguien tenga la motivación suficiente para intentar este tiempo. Pero para mí es un sueño. Voy con muchas dudas, pero feliz de poder intentar una actividad así, porque nosotros somos atletas, pero queremos mucho la montaña.

Una buena preparación ha sido la carrera en el Elbrus de hace unas semanas…
Era mi segunda vez allí y me ha permitido notar que las montañas son muy grandes, enormes; esta tiene 5.600 metros y subir lo más rápido posible no es nada fácil, sobre todo cuando sientes que la cabeza empieza a pesar y cada metro que subes corriendo es muy duro. Este año lo pasamos mal por el clima, pero hemos llegado a 5.200 metros y fue una experiencia bonita, incluso a pesar del mal tiempo. La montaña te enseña que hay veces que no es posible subir y tienes que bajar.

Decías que era uno de tus objetivos de joven. ¿Cómo era el skyrunning cuando comenzaste?
Era todo muy distinto; no existían las carreras de hoy en día, como Zegama o Giir di Mont. Estaba la Sierre Zinal, pero no eran parte del skyrunning. Esta es una disciplina que cambió mucho a partir de 1995, como Kima Trophy, que son muy distintas de otras carreras anteriores.

«Ahora las carreras por montaña son más fáciles, pero la belleza de la naturaleza sigue intacta»

¿Cómo has visto esta transición a lo que vivimos hoy en día?
Es algo increíble. Creo que antes el skyrunning era muy espectacular con las imágenes de los ascensos, las cumbres más altas de Europa… Pero todavía había problemas de seguridad, porque por ejemplo en carreras como el Monte Rosa, donde salieron más de 50 personas, en el glaciar hubo problemas típicos de la alta montaña. La seguridad ha hecho cambiar el skyrunning como lo conocemos hoy en día. Ahora las carreras son más fáciles, pero la belleza de la naturaleza sigue intacta.

Y también hay más gente corriendo por la montaña…
Es muy popular; está claro que cuando han llegado las marcas, los patrocinadores, todo ha cambiado muchísimo. En los últimos años se ha conseguido una gran popularización y que mucha gente pueda acercarse a un deporte más distinto de lo que era antes. Seguro que carreras como Monte Bianco o Monte Rosa no serían carreras para todos. Ahora eso son sueños para muchos corredores.

«Antes que la competición con los demás piensas en una lucha contigo mismo»

¿Qué opinas de que cada vez haya carreras más y más largas?
La respuesta que tengo a esta pregunta no les gusta a todos. A mí me gustan carreras más cortas, hasta los 42 kilómetros del maratón; hasta esta distancia se ve lo espectacular del skyrunning. En carreras más largas no se puede conseguir el mismo efecto de la competición que en pruebas cortas, ya que antes que la competición con los demás piensas en una lucha contigo mismo, y luego es cuando luchas con los demás. El nivel va subiendo, pero pienso que con los maratones tenemos la posibilidad de ver más espectáculo que en carreras largas.

¿Crees que pueden ser físicamente perjudiciales?
No lo sé. Creo que eso lo veremos dentro de unos 10 años, porque técnicamente son pruebas complicadas, pero muy jóvenes, con apenas 10 o 15 años de recorrido. Hay que ver qué es lo que pasa con estos corredores en los próximos años.

Tú has vivido últimamente problemas de lesiones. ¿Qué es lo más difícil de lidiar con estos problemas?
Los últimos tres años he tenido problemas; la suerte no me ha acompañado en estas situaciones, porque he vivido momentos de mala suerte, con problemas musculares. A veces la vida es así, tienes que esperar y no darle vueltas a la cabeza a todo lo que pasa, porque puede hacerse muy pesado. Ahora vuelvo tras cinco meses parado, empecé a correr en enero y ahora estoy bien. Espero que esta temporada tenga más suerte que en temporadas pasadas.

Ahora has vuelto a la Zegama tras retirarte el año pasado…
He vuelto porque el año pasado me retiré en Sancti Spiritu; venía con poco entrenamiento, apenas dos semanas tras una lesión de rodilla, y no era posible hacer más. No quise forzar para poder seguir con la temporada. Este año vine para poder conseguir acabar.

«Lo más importante es escuchar a tu cuerpo y siempre sacar lo positivo para poder hacer algo distinto y darle descanso al cuerpo»

¿Qué aprendes de tener tantos problemas físicos?
Ahora creo que es más fácil que antes. Entiendes que el cuerpo tiene que esperar y la cabeza tiene que descansar. Los años anteriores siempre estaba nervioso, pero eso no ayuda ni cambia nada, así que lo mejor es pensar en otras cosas, hacer aquello que te gusta, hacer otros deportes si es posible, y si no, hacer otras cosas que te gusten. Lo más importante es escuchar a tu cuerpo y siempre sacar lo positivo para poder hacer algo distinto y darle descanso al cuerpo.

Tu rivalidad con Kilian es ya histórica. ¿Cómo la ves tú?
Kilian es un amigo antes que nada. Es un muy buen amigo al que conocí cuando él tenía unos 20 años. Tiene 10 años menos que yo y es como mi hijo. Ahora él está en el mejor momento de su vida. Yo voy sólo a aprovechar si él tiene un mal día, porque a todos nos puede pasar. Hemos vivido carreras juntos, codo con codo, y me he divertido mucho compitiendo con él. No sé si será posible seguir luchando con él por mucho tiempo, porque hay muchos más corredores y él también sigue subiendo el nivel. Estoy feliz por lo que hemos vivido juntos.


¿Qué momento recuerdas especialmente?
Recuerdo mi primer duelo con él, cerca de Euskadi; el organizador de la Galarleiz organizó un duelo entre nosotros dos solos. Yo pude ganar, pero Kilian estaba al comienzo de su carrera y eso lo hizo más fácil para mí. Ahora no creo que lo lograra. él me ha acabado ganando muchas más veces que yo.

¿Crees que ha aumentado el nivel desde que comenzaste a hoy en día?
Sí, seguro. Lo que ha cambiado mucho en los últimos cinco años es que las carreras de trail y skyrunning han tenido una evolución muy grande en cada país, como por ejemplo en Estados Unidos, Sudáfrica, América del Sur y en toda Europa. Es un deporte más competitivo y hay más gente con ganas de ganar las mejores carreras del mundo. Yo soy muy amigo de Mario Poletti, el único italiano que ha ganado en Zegama. En 2004, cuando él ganó, no se sabía que Zegama sería una carrera tan famosa y ahora si quieres ir a ganarla, eres uno de los más conocidos del mundo.

«Quiero seguir en el mundo del deporte hasta que me sea posible, con carreras un poco más largas de lo que he hecho hasta ahora»

¿No te veremos probar en la larga distancia?
Es algo distinto a mi mentalidad como deportista. No creo que sea uno de mis objetivos de futuro. Quiero seguir en el mundo del deporte hasta que me sea posible, pero siempre con carreras un poco más largas de lo que he hecho hasta ahora, pero siempre con distancias de maratón como máximo.

¿Qué opinas de la combinación entre asfalto y carreras por montaña?
A veces hay carreras que tienen que tener algún tramo de asfalto, en los que no hay muchos recorridos de montaña. El espíritu del trail es muy distinto. Yo entiendo que no en todos los lugares se pueden hacer carreras sólo de montaña y deben combinar algo de asfalto. Son carreras distintas. A mí me gusta correr en asfalto, como medios maratones. Me gustaba la velocidad, pero ahora ya menos. Siempre corrí un poco de asfalto, pero mi vocación deportiva es siempre la montaña.

¿Cómo es tu trabajo en el Corpo Forestale?
Es un cuerpo de policía italiano que me permite realizar deporte profesional. Te apoyan para competir por todo el mundo, pero claro, hay que conseguir resultados cada año para poder ser parte del equipo. Para mí fue una suerte, pero ahora es más difícil, porque vivimos momentos duros y han quitado estas posibilidades a los jóvenes para hacer deporte profesional desde este tipo de cuerpos. Yo tengo mucho que agradecer a mis patrocinadores y al Forestale, porque es mi trabajo y me permite estar en la naturaleza, que es lo que quiero para el día de mañana.

«Nacer allí es la montaña, que te acerca a un estilo de vida de gente que la ama antes que el deporte»

¿Vivir en un pueblo de montaña fue esencial para convertirte en corredor de montaña?
Es algo que ayudó, especialmente en mi juventud. Sales por la puerta de casa y estás en los bosques, senderos de montaña, etc… Pero lo que ha sido más importante de nacer allí es la montaña, que te acerca a un estilo de vida de gente que la ama antes que el deporte.

¿Qué le dirías a un chico joven que empieza en esto de correr por la montaña?
Mi consejo es que empiece con carreras cortas, ya que siempre podrá cambiar en el futuro. Es muy importante cuidar la velocidad y otras cosas antes que lanzarse a carreras largas. También que disfruten la montaña, disfrutar de correr, estar feliz con lo que haces y no ir buscando resultados, especialmente en los primeros años de tu carrera. Cuando era joven tenía un cuerpo pequeño en comparación con mis compañeros y era muy difícil conseguir resultados. Pero me daba igual, porque me encantaba correr. Seguro que cuando crezcas todo puede cambiar.

¿Cómo es ahora tu entrenamiento?
Entreno pocas horas; antes entrenaba dos veces al día, con muchos kilómetros y series en asfalto. Ahora le dedico entre 7 y 12 veces a la semana, pero con menos kilómetros de asfalto y más horas de montaña. Antes entrenaba 200 kilómetros a la semana y ahora estoy en 120 o 130, pero con más desnivel.

Cuando vas a las carreras por montaña eres casi una estrella. ¿Qué te parece?
Vengo de un pueblo de montaña y no me gusta estar en el centro de atención; sé que cuando se termine mi carrera todos se olvidarán de lo que he hecho, por lo que lo más importante es seguir corriendo sin hacer carreras, pero siempre con el corazón en la montaña. Si es posible quiero acercar los jóvenes al deporte, que es uno de mis grandes objetivos para el mañana.

¿Ya piensas en la retirada?
Seguro que ya he pasado la mitad de mi carrera (risas). Ahora voy a pensar qué quiero hacer, si merece la pena seguir un año más o no. Estoy tranquilo, toca pensar en esta temporada, en mis sueños y el año que viene no sé qué pasará.

¿Cómo ves tu futuro?
Seguir corriendo y seguir ligado a la montaña, con mi trabajo. Mi padre vive la vida en la montaña y yo me veo como él. Es una buena opción para estar cerca de la naturaleza, de mis costumbres y de mi pueblo. Cerca de los ideales de la gente de montaña.


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.