Javi Dominguez: “Los ultras no serán buenos para el cuerpo, pero para la cabeza son muy sanos”

El corredor vasco ganó hace unos días su tercera Ehunmilak, una carrera que es especial para él, ya que se core en su casa. Con él charlamos sobre sus sensaciones después de estar más de un día corriendo.

Author: | 1 comentario | Compartir:
Javi Domínguez Ledo. Terminó Transgrancanaria 2015 en el puesto 13
Javi Domínguez Ledo. Terminó Transgrancanaria 2015 en el puesto 13   Darío Rodríguez

Javi Domínguez es uno de los grandes nombres del ultra trail vasco; con un podio UTMB a sus espaldas, cuenta con una dilatada experiencia, a pesar de lo cual sigue disfrutando como el primer día. Este año parece haber vuelto al nivel que le vio triunfar en el UTMB, carrera a la que volverá este año. Tras su victoria, pudimos hablar con ñel para que nos explicara cómo fue la carrera y sus próximos retos.

¿Cómo ha sido la Ehunmilak?
Yo me he encontrado muy bien, desde el principio he buscado mi ritmo cómodo. Me he quedado solo, he hehco toda la carrera solo. Luego, como siempre, meteorológicamente, muy cambiante. Este año pensaba que si venía gente del sur estaría flipando, porque hemos salido con muchas nubes.

¿Cómo es eso de correr tanto tiempo solo?
A mí me gusta correr solo, porque voy inmerso en mis pensamientos. Puedo estar pensando en cualquier cosa, desde los animales en los que te cruzas… Me gusta disfrutar de esta soledad, incluso cuando entreno. También me gusta correr acompañado, pero en las carreras prefiero ir a mi ritmo antes que ir con otros y adecuarte al ritmo de otros. Así es como me encuentro más cómodo.

Pero así hay más riesgo de perderte, ¿no?
Eso es lo malo que tiene, sí. No sé en qué pensamiento estaría metido, quizá en la cuadratura del círculo o intentado solucionar una ecuación muy difícil… Creo que estaba pensando en que me había perdido en esta zona en otra edición, y voy y me vuelvo a perder.

«La Ehunmilak es una carrera que está dirigida al corredor, mima al corredor. Tienen unos detalles con los corredores que no tiene ninguna carrera que yo conozca.»

¿Cómo ha sido ese momento en el que te has perdido?
Ha sido un cúmulo de malas casualidades; he cogido un camino mal, escuchaba el ruido de los camiones, así que sabía que estaba en Etxegarate. He visto que estaba marcado ese camino, he seguido, cogiendo pistas de un sitio para otro y he visto que no había camino. He llamado por teléfono para que me dijeran donde estaba con el dispositivo GPS. Me dijeron que estaba perdido y me dieron algunas señalizaciones, pero luego he perdido la cobertura…

¿Cómo gestionas el hecho de perderte?
Es muy frustrante; cuando llevas muchos kilómetros, hacer un kilómetro de más me sienta fatal, porque soy muy irascible. Si vas primero, ves que has podido perder la ventaja que tenías, volver a empezar, además de todo el esfuerzo extra que tienes que hacer para volver… Es difícil darle la vuelta. Ha habido un momento que pensaba cómo podía ser tan zoquete, pero estas cosas pasan.

¿Cómo te preparas para una carrera así?
En mi caso, empiezo la temporada en marzo. Intento hacer tiradas más largas los fines de semana e ir incrementando el número de kilómetros. A veces corro carreras más cortas, de 40, luego de 60, luego 100, hasta llegar a las 100 millas.

«Puede que para el cuerpo no sean buenas, pero para la cabeza son muy sanas; solo hay que ver cuando alguien termina una carrera así la satisfacción que tiene.»

¿Cuántas cienmilleras vas a correr este año?
Este año tengo pensado tres. Otros años he hecho una o dos. Hace dos años hice tres, aunque no es lo normal. Pero es lo que tiene si te gusta mucho esto.

¿Qué piensas cuando escuchas que estas carreras no son buenas para el cuerpo?
Puede que para el cuerpo no sean buenas, pero para la cabeza son muy sanas, porque solo hay que ver cuando alguien termina una carrera así la satisfacción que tiene. Igual viene con alguna rotura de fibras, pero con una ilusión que no tiene precio.

¿Y cómo recuperas?
De primeras, cuando me quito las zapatillas descubro las ampollas, que es lo que más me preocupa, que es lo que pueda hacer que vayas cojeando, que es bastante incómodo. Luego necesitas tiempo; algunos recuperan mejor que otros, pero notas cómo sales a correr una hora y te cuesta mucho. Tienes que aprender cómo funciona tu cuerpo, darle tiempo y descansar, comer, beber…

¿Qué hacen diferente a las 100 millas vascas?
Es una carrera que está dirigida al corredor, mima al corredor. Más que primar los intereses de una marca o de la propia carrera, tienen unos detalles con los corredores que no tiene ninguna carrera que yo conozca. No sólo los detalles que vienen con las inscripciones, sino el roadbook que te mandan, cómo es la gente en el avituallamiento, los 1.500 voluntarios…

«Esto tiene que ver cómo en esta zona se aprecia mucho, hay mucho amor por el monte y por este tipo de esfuerzos.»

¿Por qué crees que las carreras vascas con diferentes?
Esto tiene que ver cómo en esta zona se aprecia mucho, hay mucho amor por el monte y por este tipo de esfuerzos. Aunque le digas a alguien que no corre que has corrido 100 millas por el bosque, saben que es una hazaña. Si te vas fuera, igual te tachan de loco. Es otro concepto.

¿Cómo vas afrontando el paso de los kilómetros en carreras tan largas?
Te tiene que gustar, eso lo primero, porque si no sería un suplicio. Yo siempre estoy pensando, a parte de en mis bobadas, en los números. No voy milla a milla y viendo lo que me queda. Siempre relativizo un poco. Las primeras horas van solas. Voy pensando que me quedan cinco veces más de lo que he hecho, por ejemplo. Voy pensando en esas progresiones exponenciales y haciéndose más pequeño el porcentaje. Me gustan los números y me hago trucos con ellos.

¿Eso tiene que ver con tu trabajo como físico?
Me gustan los números y me divierto. Lo comparo con ir en un autobús e irte a Cádiz, que son 14 o 15 horas. ¿Qué haces todas esas horas? Ves el paisaje, piensas en tus tonterías, hablas con el de al lado… Lo único diferente es que no te puedes quedar dormido (risas).

«El disfrute es el límite. Cuando haces el paso de 40 a 100, no son 60 kilómetros más, es una experiencia diferente. De 100 a 168 también cambia.»

¿Cuál crees que es el límite en esto de la ultradistancia?
Mientras sigas disfrutando. El disfrute es el límite. Empecé haciendo carreras de 30 kilómetros, luego la maratón… No son más kilómetros, es más tiempo y hay que gestionar cierto tipo de cosas. Cuando haces el paso de 40 a 100, no son 60 kilómetros más, es una experiencia diferente. De 100 a 168 también cambia. Si ya te vas a los extremos del Tor des Geants también cambia la experiencia. No es añadir kilómetros por añadir.

¿Qué carreras de las que has corrido te han gustado más?
Yo con la Zegama-Aizkorri. También me gusta un Vertical de Eigoibar, que es muy casero… En el mundo de los ultras, la Ehunmilak es muy especial, el UTMB por el nivel que hay es increíble. La Diagonale des Fous es una pasada, la Travesera me encanta. No puedes elegir porque cada una es diferente.

¿Cuál es tu siguiente carrera?
Voy al Campeonato del Mundo de Skyrunning.

Casi no tendrás tiempo para recuperar en dos semanas…
Aunque sea vasco, estaré cansado, pero no podía negarme a hacer esta carrera. Me hace mucha ilusión y sé que no es lo mejor correr una carrera así dos semanas después, pero bueno…

 

1 comentario

  1. Quizás sería interesante encontrar el punto de equilibrio entre lo que es bueno para la cabeza y lo que es bueno para el cuerpo.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.