Àngels Llobera, ganadora del GTAP 2017: “No me retiré porque mi hija me esperaba en el siguiente avituallamiento”

La mallorquina batió el récord de la Gran Trail Aneto-Posets, pero no vivió un camino de rosas. Un esguince le hizo pensar en abandonar a falta de 65 km, pero tenía motivos demasiado importantes como para no continuar.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Àngels Llobera
Àngels Llobera

Determinación y constancia son dos de las claves del éxito en cualquier actividad humana. La mallorquina lo sabe y lo intenta aplicar a todo aquello con lo que se ilusiona. Quiso estudiar INEF y ahora trabaja como profesora de educación física. Soñaba con construirse su casa, a su gusto, y ahora vive en ella. Quiso ser madre antes de los 30 y se puso a ello sin esperar a tener pareja. Y un día, se le ocurrió que podía completar carreras de ultradistancia por la montaña, y el pasado domingo ganó, récord incluido, el Gran Trail Aneto-Posets (GTAP), con sus 105 kilómetros y casi 6.760 m de desnivel positivo.

¿Cómo te encuentras después de la gran machada -o debiera decir hembrada-?
Todavía no me lo creo. Llevaba años queriendo hacer esta carrera, pero nunca me había sido posible. Este año, la había marcado como principal objetivo, por delante de la Dolomiti Extrem 103k y la Madeira Island Ultra-Trail, y me ha hecho mucha ilusión.

¿Habías preparado mucho la prueba?
En absoluto, era la primera vez que estaba aquí, aunque sabía que el tipo de terreno por el que transcurre, en el que se corre poco, me favorecía. Había mirado los tiempos de los últimos dos año, que eran 30h46m (Lourdes Palao, 2016) y 25h39m (Valerie Laffite, 2015), y yo iba con el objetivo de hacer unas 28 horas.

“No había hecho tiradas de más de 4 horas”

¿Y a nivel de entrenamiento?
Esa era una de mis principales dudas que tenía. Era una carrera que preveía muy larga y no había hecho tiradas de más de 4 horas, por lo que no sabía cómo se resolvería. Había trabajado más la intensidad que el volumen, pero el hecho de haber corrido dos grandes ultras antes me vino muy bien.


 

Y todo terminó de la mejor manera posible, aunque imagino que en el camino hubo momentos para todo.
Sí, hubo dos momentos complicados. El primero fue cuando se puso a llover al principio de la carrera. Estaba asustada por tener que subir al collado de Salenques, a más de 2.500 m, mojada y con frío, pero poco a poco por esos bloques rocosos que me encantan se me pasaron los males.

“Metí el pie en un hueco que estaba cubierto por la yerba y noté un crujido”

Sí, pero en el kilómetro 40 te doblaste el tobillo.
Fue por la mañana en la subida al Pic de Estiba Freda, metí el pie en un hueco que estaba cubierto por la yerba y noté un crujido. Me tomé un antiinflamatorio que llevaba y bajé como pude hasta Benasque [donde se cerraba el primer ciclo del 8 que forma el GTAP] para que me trataran. Pensaba que me tendría que retirar porque lo llevaba muy inflamado.

¿Y cómo es que continuaste?
Todo el mundo me animaba porque iba la primera y en el siguiente avituallamiento en Eriste, donde podía también retirarme, estaban mi madre y mi hija. Una fisioterapeuta me ajustó los vendajes, me tomé dos nolotiles más y para adelante. Imagino que fueron las endorfinas y también el ambiente, porque a nivel de rendimiento estaba inspirada.

“Después de tantas horas corriendo sola, necesito ver a mi hija en algún punto”

Así que la asistencia la realiza tu familia.
Sí, soy madre soltera y siempre me acompañan mi madre o mi padre con mi hija Ona. Después de tantas horas corriendo sola, necesito ver a mi hija en algún punto. Cuando me dijo “Mamá, estás ganando”, eso es un chute de energías. En esta, y en otras muchas carreras, no me he retirado porque me estaban esperando en el siguiente avituallamiento.

¿Cómo viven ellos la montaña?
Nosotros siempre hemos ido a la montaña en familia, especialmente por mi padre. Cuando tenía 7 años me llevó hasta el Pico Urriellu porque él lo iba a escalar con un compañero. Recuerdo que tuvimos que caminar un montón de rato hasta llegar al refugio. Además cada domingo nos sacaba de excursión y luego en vacaciones íbamos a los Pirineos o a otras montañas. Creo que por eso ahora me gustan las carreras más montañeras, no me des pistas para correr.

“Empecé en las carreras por montaña en 2013 por acompañar a unos alumnos a la Atalaia d’Alcudia”

¿Cuánto tiempo llevas corriendo?
Empecé en las carreras por montaña en 2013 por acompañar a unos alumnos a la Atalaia d’Alcudia. Siempre había sido muy activa pero nunca con dorsal, pero allí me convencieron y acabé ganando. Ese mismo año me animé a competir y me llevé también el circuito balear, por lo que entré en la selección autonómica.

Al año siguiente fuiste tercera en Ultra Pirineu.
Sí, todo estaba yendo demasiado rápido, no me daba tiempo a asimilar. Así que en 2015 empecé a seleccionar yo las carreras. Me metí en las Ultra National Series y conseguí ganar, con podio en la Buff Epic Trail y en el Desafío Somiedo. Vi que las ultras eran lo que más me gustaba.

Y en 2016, la guinda del pastel: correr el UTMB.
Siempre había pensado que era algo imposible para mí, pero centramos el año en eso y en recuperarme de las lesiones. Como entrenamiento, hice la Spain Ultra Cup en la modalidad M.

“Hay gente que me dice “qué suerte que eres pro”, y yo les respondo “sí, soy pro-fesora

Imagino que para acudir a todas estas carreras, especialmente a las internacionales, cuentas con apoyos de patrocinadores.
Sí, pero la mayor parte sigue saliendo de mi propio bolsillo. Tanto por el material, como por los días libres que tengo que coger y los viajes. Hay gente que me dice “qué suerte que eres pro”, y yo les respondo “sí, soy pro-fesora”. Para mí el mérito es cuadrar todo: trabajo, entrenamiento y, sobre todo, criar a mi hija de 7 años sin tener pareja.

No debe ser fácil compaginarlo.
Mi día a día es de locos. Hay días que entreno al amanecer antes de ir a trabajar y otros que no paro a comer. También por eso no puedo hacer entrenamientos largos. Es un ritmo frenético, pero es lo que me va, yo disfruto de esta vida.

“Correr es una manera de conocer el mundo, por eso no repito ninguna carrera”

Este año cerrarás la temporada en la Riaño Trail Run. ¿Te planteas dar el salto a algún circuito internacional para 2018?
Me haría mucha ilusión. Para mi correr es una manera de conocer el mundo, por eso no repito ninguna carrera, y me encantaría hacerlo, pero dependerá de si encuentro apoyos.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.