CONVERSACIÓN CON MARC PINSACH

El esquí de montaña, a nivel olímpico para Marc Pinsach

¿Por qué subo montañas si ahí arriba no hay nada? Para llenar de contenido esta pregunta hay que darle mucho a la cabeza. Es racionalmente muy difícil de explicar, pero no es un ejercicio material, sino espiritual.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Marc Pinsach
Marc Pinsach

Marc Pinsach tiene 25 años, es corredor de montaña y esquiador de montaña. Entiende el deporte de alto nivel y la montaña como lugares perfectos para pensar, reflexionar y llenarnos de vida.

“Correr es una forma de expresión, igual que la pintura o la literatura, que nosotros reflejamos con el deporte. Es una forma de levantar el dedo y sentirse realizado en este mundo. Todos deberíamos escoger algo por lo que luchar o un camino por el que seguir. El deporte es un sueño por el cual luchar y, aunque no se alcance, el mero hecho de tenerlo ya le da un sentido a la vida”. Marc cita la frase de Eduardo Galeano “la utopía nos hace andar” para referenciar su argumento.

El mundo de la competición implica entrenamiento y carreras año tras año, pero Marc no se aburre. “Nunca es igual. El ser humano es tan cabrón que, en el momento en que consigues un objetivo, quieres otro. Constantemente nos renovamos. La gente que gana muchas competiciones no sé cómo lo ve, pero a los que estamos un poco por debajo nos ocurre esto. El alto nivel requiere un nivel de atención máximo y esto hace que todos los años y todos los días sean distintos.”

Cada año el nivel es más alto

“En los últimos años estamos viendo que cada vez se hace menos tiempo respecto al primero y que, a lo mejor hace unos años, un tiempo que te hubiese llevado al pódium ahora te hace quedar quinto. Es una evolución del deporte muy interesante, que hace que constantemente tengamos que adaptarnos. Los más grandes no entran en una rutina sino que se mantienen o se superan.

Además, el esquí de montaña se está convirtiendo en un deporte serio gracias a los resultados de los deportistas, más cercano a un reconocimiento mediático de comité olímpico. Hay mucha compatibilidad, no siempre ganan los mismos y hay poco tiempo de diferencia entre los resultados del primero y del último. El otro día en la vertical, por ejemplo, entramos cuatro personas en el mismo segundo. Para diferencias tan pequeñas hay que saber medir la distancia y cuántos metros puedes hacer en el cambio de ritmo del final. Esto depende de cada deportista, pero muchas veces sorprende lo que puede llegar a hacer tu cuerpo cuando lo entrenas, lo cuidas y lo preparas.”

En los deportes de resistencia, lo peor que puedes hacer es precipitarte. Requieren constancia y un compromiso a largo plazo

Marc empezó en esto con su padre, gran aficionado a la montaña que hacía algunas competiciones con esquís o incluso a pie. “Es distinto hacer carreras por placer que hacerlas a alto nivel”. Se marchó a Font Romeu con 18 años, una experiencia que considera buena, enriquecedora y necesaria para muchos jóvenes. “En España tenemos que aprender a salir del nido, siempre y cuando la marcha no sea forzada”.

“Pasé al alto nivel gracias al Centro de Tecnificación de Esquí de Cataluña por el que me fui a vivir a Font Romeu junto a Kilian Jornet y Mireia Miró. La seriedad y el alto nivel nos lo inculcamos nosotros mismos, preparándonos para grandes objetivos. Siempre he vivido un poco a su sombra y les he tenido como referencia e inspiración. Ellos han ganado mucho con aparente facilidad pero hay muchísimo esfuerzo detrás.

«Somos tres personas muy distintas que congeniamos muy bien y nos interesamos por cosas de la vida más allá del deporte. Con Kilian, por ejemplo, te pones al día yendo a entrenar, es un rato de tertulia en el que muchas veces ni siquiera se toca el tema deportivo. El hecho de convivir con Kilian es una cura en humildad, porque él siempre va un paso o más por delante, y todo lo que se puede hacer es poco a su lado. Yo no iba a entrenar con él porque estaba a un nivel tan desmesurado que mi cuerpo caería en una fatiga crónica si lo hacía. Al lado de una persona así corres el riesgo de infravalorarte, pero creo que la insatisfacción es la forma de progresar.  Con el tiempo llegas a unos niveles cercanos, pero a un ritmo más progresivo. En los deportes de resistencia, lo peor que puedes hacer es precipitarte. Requieren constancia y un compromiso a largo plazo. Esto es complicado en estos tiempos de “modernidad líquida” donde todo fluye, cambia y es de usar y tirar. Pero el deporte de alto nivel requiere estar muy seguro y comprometerse para un largo período de tiempo.”

Si hay una buena persona, habrá un buen deportista.

Una figura importante para esta generación, sobre todo en Cataluña, fue la de Jordi Canalls. “Más que deportistas de alto nivel, ha formado personas a través de los valores del deporte, de la competición y del monte. Es el alma máter”, agradece Marc. “Es cierto que la competición es algo primitivo y lo mejor es no hacerse preguntas de porqué estás aquí un domingo por la mañana en lugar de estar durmiendo. Parece que cuanto más tonto seas y menos pienses, mejor. Pero el deportista también es persona y, si hay una buena persona, habrá un buen deportista. Es una cosa que no se puede disociar y Jordi Canalls lo prioriza. Tenemos inquietudes y estudios, lo que contrasta con el prototipo de deportista.

Es un error que tu vida consista sólo en las competiciones o el deporte. Es algo que siempre cumplíamos en Font Romeu: lo primero son los estudios y luego el deporte. Los malos resultados académicos pueden provocar tu expulsión. Nos organizamos según el período del año; ahora estamos en plena competición y entrenamos menos, por lo que hay más tiempo para estudiar y para viajar.”

De cara al público, un deporte que no es olímpico carece de legitimidad

A cuatro o cinco años vista seguiré compitiendo salvo que haya algún problema de salud grave o lesión, y luego ya veremos. Dependerá de si el deporte es o no olímpico, y la oportunidad de ir a unos Juegos Olímpicos sí que me haría alargarlo un poco.  En un deporte como el nuestro hay que hacerse hueco porque es un deporte serio, donde hay calidad y gente que compite a un cierto nivel, sin nada que envidiar a otros deportes. Esto se da por descontado si el deporte es olímpico, como si llevara los adjetivos encima. De cara al público, si no es olímpico carece de legitimidad.

Con Kilian, Mireia y toda esa generación, se están recogiendo los frutos de lo que se ha sembrado hace cinco, seis o siete años. Si en el futuro queremos un relevo, habrá que prevenirlo y empezar a trabajar con la base ahora mismo.

Correr por montaña, de moda en Cataluña

La gente ve las competiciones, pero no ve el día que hace mal tiempo y esos corredores están igualmente entrenando. Creo que mucha gente quiere ser Kilian el día de la carrera, pero no sé si mucha gente querría ser Kilian durante todos los días del año. Pero gracias a su trabajo todos esos días está donde está.

Lo cierto es que correr por montaña se ha puesto de moda en Cataluña, no sé si por el efecto Kilian, al que han considerado un líder que marca el camino. Converge una mezcla de cosas, ha aumentado la idea “verde del planeta” o la idea del deporte como buena salud, pero a la vez la gente necesita un líder que, además de un resultado, aporta un discurso. Hay un boom porque la gente está aburrida de los deportes tradicionales y quiere desconectar de la ciudad.

El esquí de montaña es como dos deportes distintos

El esquí de montaña es mucho menos perjudicial para el cuerpo que las carreras por montaña. He entrado en el mundo del Trail Running más despacio para no sobre-entrenarme o entrar en fatiga crónica. Las carreras por montaña pasan factura al cuerpo. Si encadenas dos temporadas de esquí de montaña en invierno y carreras en verano, el cuerpo tiene que estar maduro para soportarlo. No he querido forzar demasiado y hasta que no he tenido consolidadas un número determinado de carreras no he subido. Este último año he hecho diez carreras por montaña y veinticinco de esquí. También es verdad que me gusta más el esquí de montaña. Tiene la parte de subida y la parte de bajada, que son como dos deportes distintos. La parte de subida es de resistencia y la bajada tiene componentes de adrenalina y emocionales.

Un corredor que conecta con la gente es percibido como mejor que otro que quizás sea más bueno

El mundo 2.0 está teniendo una relevancia en las carreras por montaña que no tiene en esquí. En esquí de montaña hay una Copa del Mundo donde están los mejores y todo está ordenado y organizado. En cambio, en las carreras por montaña hay muchos circuitos, muchas distancias y muchas carreras. Esto hace que a lo largo de la temporada haya muy pocas carreras en las que se junten los mejores en plenitud de facultades. Por lo tanto, hay corredores muy buenos pero no se sabe quién es el mejor. A veces la gente percibe que el mejor es el que llama más la atención en alguna cosa, porque las carreras por montaña son un deporte poco estructurado y sin orden. El poder mediático se vuelve muy importante; un perfil mediático que conecta con la gente es percibido como mejor que otro que quizás sea más bueno. Si todos los años hubiera una Copa del Mundo quedaría claro, en cambio hacen coincidir en fechas el Ultra Trail de Mont Blanc con una Copa del Mundo de larga distancia y no se puede saber de ninguna forma quién es el mejor ultra fondista del mundo. Y el que más likes obtiene en redes sociales, el que se tatúa el cuerpo de arriba a abajo o el que lleva barba y corre sin camiseta es el que llama la atención.

Comunicación es poder y, si vives de las marcas, cuánto más comuniques más poder tienes

Hay marcas que tienen muchos corredores. No les interesa que todos vayan a la misma competición, sino que en un fin de semana les va a interesar que estén repartidos en distintas carreras por todo el mundo. Las redes sociales también juegan un papel de poder importante aquí. Comunicación es poder y, si vives de las marcas, cuánto más comuniques más poder tienes, por lo tanto, más te respetan las marcas. Todo el mundo tiene que comer, sobre todo aquellos que hacemos de la pasión nuestro trabajo. Hay que quedar bien con los sponsors para que te apoyen y poder seguir con esto.

Las redes son buenas para comunicar, pero manteniendo la seriedad. Lo que creo que no se puede hacer es estar más pendiente de lo que pones en Facebook y Twitter que de entrenar. Yo tengo la dinámica de publicar un post al día, algo que seguramente no haría si no tuviera que vivir de ello. Es más fácil para nosotros, que hemos crecido con esto, que para un alpinista más mayor. Kilian ha sido el primer profesional en esto y también es un ejemplo porque entendió a la perfección lo que querían las marcas: que comunicara. Además, nuestra generación vive colgada en la nube, nos comunicamos por WhatsApp y Facebook con nuestros amigos y no implica un gran esfuerzo.

Pesa más sacar un titular de diez segundos que llenar de contenido importante el discurso

Gente tan buena como Kilian tendría seguramente los mismos sponsors aunque no comunicara así de bien, pero en otros casos la marca puede coger a alguien que queda quinto antes que a un segundo si comunica mejor y se mueve. Es la sociedad en la que vivimos, pesa más sacar un titular de diez segundos que llenar de contenido importante el discurso. Este año, en la presentación interna de la nueva colección de la marca nos dieron unas claves a todos los corredores para el uso de las redes sociales, como los horarios de prime-time, textos cortos, prioridad de las fotos… Pero hay gente que conecta mejor y otra peor, al final es una cosa natural.

En la sociedad, igual que en el deporte, si haces las cosas bien saldrán adelante.

Tengo otras aficiones culturales relacionadas con mis estudios de humanidades y la lectura. Me gusta leer ficción como la de Paul Auster, autores catalanes de cuentos cortos como Sergi Pamies y literatura histórica. También dedico mucho tiempo a leer periódicos porque me interesa mucho la política y el momento que estamos viviendo actualmente.

Creo que todos tenemos que ser conscientes de que nadie nos va a salvar. Somos nosotros los que marcamos nuestro futuro y no va a bajar un político mesiánico a arreglarnos el problema de la noche a la mañana. Tenemos que mirar lo que hacemos bien o mal y ver nuestra parte de culpa para seguir adelante. Una de las buenas cosas que me ha dado el deporte ha sido conocer la cultura luterana en países como Suiza o Alemania y deberíamos aprender mucho de esta gente tan sólida y tan franca. Es como lo que te enseña el deporte, si haces bien las cosas, saldrán adelante. Si cada uno de nosotros procura hacerlo mejor, la sociedad también irá a mejor.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.


 

Novedades editorial

Últimas noticias
PUBLICIDAD