LA CRÓNICA DE ARNAU JULIA

1ª Parte: 24 horas de Carros y Cavalls

A veces uno no sabe como empezar a contar las cosas. A mi me pasa a menudo, y sobretodo, si son cosas como las sucedidas, hace ahora ya, más de un día. Voy a intentar seguir cronológicamente la historia de lo que fue este intento al reto que yo llamé:24h de Carros y Cavalls.
Author: | No hay comentarios | Compartir:
Arnau Jùlia antes de comenzar su reto 24 horas de Carros y Cavalls
Arnau Jùlia antes de comenzar su reto 24 horas de Carros y Cavalls

Llegamos al parquing de Sallente con el coche. Nos bajamos los tres y el perro:

Jordi: cámara que me acompañó en: Camí de Cavalls 360º x 3. Amigo de hace años.

Joan: amigo de Jordi, que tenía ganas de correr y ayudar en todo.

Arnau: el que tenía que intentar el reto. Yo.

John Rambo: el perro!!!! a mi también me sorprendió el nombre… pero después de oír la historia del porque del nombre… ya no me río tanto. Tiene su lógica.

Decidimos subir andando hasta el refugio. Yo me preocupo por Jordi, pues es el que más cargado va. Yo no quiero cargar demasiado por lo que me espera mañana, y Joan… lleva una mochila que no le permite ayudar mucho…

Jordi hace unos planos con la cámara, y yo aprovecho avanzándome para saludar a la gente del refugio de la Colomina. Donde todo empezará en pocas horas. Están todos!!!

El turno de las “niñas” (2 Martas, 1 Naila y 1 Laura) como entre ellos se llaman, y Gerard.

Como llego a la hora de servir la cena, los saludos transcurren con prisas, por no hacer esperar a las otras personas, pero es todo muy agradable. Es como estar en casa, y con muy buena compañía.

La mesa en la que nos toca cenar, ya ha empezado cuando llega por fin Jordi. Nos sentamos en ella, y las bromas, van sucediéndose. Compañía muy grata la de todos.

Después de la cena, toca la cama. Hablamos un poco de lo de mañana. Lo que me espera… el tiempo que hará, si se podrá publicar alguna cosa… todo queda en manos de Naila!! todos parecen estar de acuerdo en que ella es la mejor!!!! Perfecto.

Durante el desayuno, aun estoy tranquilo. Creo que estoy aprendiendo a controlar mejor los nervios.

Antes de salir… Jordi quiere hacer una salida falsa, para comprobar si las imágenes quedan bien.

Eso ya me provoca nervios. Me doy cuenta, porque en vez de los 10 m que me pidió que corriera, he corrido 50… Tengo muchas ganas de empezar. Joan me espera un poco más adelante, para filmar otra escena, y después seguir un ratito conmigo.

Gerard, me acompañará unos 40 minutos. El me marcará el ritmo al empezar. Hay gente esperando a ver mi salida. Gente que estaba en el refugio. Que unas horas antes de que yo llegara a Colomina, no sabían nada de mi, ni de mi reto.

Pero ahora están allí, esperando a que yo empiece. Para ellos a la vez, empezar su camino hacia el siguiente refugio. Que cosa tan curiosa, tan sorprendente para mi, y que agradezco muchísimo.

El encargado de dar la salida, casi ni tiene tiempo de mirar el reloj, pues se le adjudico esa tarea por sorpresa, y dice: Ya!!!

Dejo salir a Gerard delante de mi. Me parece que va despacio, pero mejor, así puedo calentar. Junto a Gerard en la salida. Gerard mismo, a los pocos minutos, me comenta que el ritmo es bueno, que aunque parezca lento, es lo que tiene que ser. Durante los primeros minutos Gerard marcaba el ritmo. Mientras, íbamos al Collado de Saburó.

Así es, llegamos a la Collada de Saburó, y según Gerard aun hemos ido 1 hora y 30 minutos, demasiado rápido…Unas palabras, un abrazo y nos despedimos.

Sus palabras… : “Creetelo!!!”


Yo con una sensación de no querer perder al compañero, y a la vez, de querer volar libre, sin ninguna atadura. Yo y la Carros.

Joan, que nos viene siguiendo, baja un ratito más conmigo. Volamos. Me cuesta contenerme… Le pido la cámara, pues me la llevaré durante todo el recorrido. Empiezo a correr otra vez ahora ya sabiendo que si se queda atrás, no pasa nada, todo esta en orden.

¡¡Un grito!!, me paro, miro detrás de mi, y se que Joan se ha torcido el tobillo!!! Le pregunto ¿Qué tal? Contesta que todo bien. Se que me miente, no se de la gravedad… Insisto en si necesita ayuda. “No, vete que no es nada!” dice él. Me voy pero no sin alguna duda…

Vuelvo a volar. Un par de avisos de mis tobillos, me hacen por fin poner orden en mi cabeza. Tranquilo… tranquilo… me repito. Paso por Blanc en 1h y 2 minutos!!! Estoy sorprendido. Pido una bebida y sigo. Voy recordando el trayecto de una manera sorprendente… después de lo que viví el año pasado en este mismo lugar, supongo que es imposible olvidar casi cada una de las curvas y subidas que tiene el camino.

2h04 y ya estoy en Mallafré, saludo, y me voy. No está Maurici. Una lástima porque me hubiera apetecido verle. (Esa noche, la del 27a 28, empezaba la Porta del Cel en Skyrunning) Igual no ha podido subir… o igual yo he ido demasiado deprisa… de hecho, estoy un poco por delante del tiempo que yo esperaba.

Sigo hacía Amitges. Voy parando un poco para filmar. Me alucina el paisaje. Els Encantats, Aigüestortes, el Peguera… Tantas cimas y tantos collados conocidos muchos de ellos, con tantas historias detrás, tantos recuerdos… Sigo corriendo.

Al llegar a la ultima curva pronunciada antes del refugio de Amitges, oigo algo… Parecen ollas y tapas… Así es, la gente del refugio de Amitges, ha salido a darme ánimos con tapas y ollas de cocina!!! Estoy lleno de felicidad, alucinado por este acto inesperado, y sorprendido en gran manera.

Me tienen preparado algo de comida y bebida. Cojo lo que necesito, y sigo el camino. Tardo un buen ratito en concentrarme otra vez. No me esperaba esas ollas y tapas sonando. Los gritos de animo siguen dando vueltas en mi cabeza…

Subo y bajo hacía Saboredo. Allí también me esperan. Nos saludamos, nos presentamos, y me voy rápido.

En la bajada de Cendrosa, el collado que une Saboredo con Colomers, me cruzo con Lluch.

Suerte que el me llama la atención. Yo iba mirando las piedras para saltar de una a otra, y no lo reconocí. Me paro, intercambiamos algunas palabras, y sigo bajando. Voy pensando en casualidades de la vida…

Me dirijo hacía Colomers. Refugio al que no hace tanto, tuve que ir de noche para buscar a una persona perdida. Esa persona, no era capaz de encontrar el refugio, y no tenía luz. Hacía frío, no tenía ropa de abrigo… tampoco tienda, ni saco…

Resulta que ese día yo estaba trabajando con un compañero que se llama Marcel. No es habitual que trabajemos juntos, pero ese día si. Pues eso, que ahora mientras corro hacía ese refugio, voy pensando en la casualidad, que sea precisamente Marcel, quien me haga el avituallamiento en Colomers!!!

Voy pensando en el tiempo que llevo de adelanto. Es de 45′ respecto a lo que yo había pronosticado.

Marcel, no falla, esta al lado del refugio con su mujer, Marina. Me felicitan.Como una pasta dulce que me ha traído Marcel, buenísima. Mientras voy comiendo y bebiendo, vamos charlando. Alguna foto de recuerdo…, lleno la mochila de comida… y vuelta al lío.

Salgo en dirección al Port de Caldes, que se, es uno de los largos. Voy pasando los minutos, pero me doy cuenta de que estoy muy pendiente del reloj. Llego al collado de Olhacrestada, y me tiro hacía Restanca. Intento memorizar el recorrido que en breve subiré.

Llego al refugio, aviso de mi paso a los guardas, y pongo rumbo a Ventosa, por el mismo camino que bajaba hace unos breves segundos.

Subo mejor de lo que pensaba, empiezo la bajada a Ventosa, esperando encontrarme con Axel, un amigo que sube para hacerme la asistencia, y Roger, uno de los guardas, que ya me ha visto muchas veces dar vueltas por la Carros…

Al poco de llegar, oigo la voz de Axel. Me tienen preparada la comida y los geles. Siempre tengo la sensación, de no querer irme. El encontrar amigos en el recorrido, me hace feliz, y me quedaría charlando con ellos de todo lo que ya vi o pasé.

Pero hay que seguir… Me despido, hay aplausos de gente que no conozco, algún grito de animo… Le digo a Roger que pasaré a mediados de Agosto, y que me debe un paseito por una cresta… Axel se apunta durante un ratito. Mañana tiene una carrera, y aun debe desandar un buen par de horas hasta el coche. Gracias por los ánimos y por la compañía.

Subiendo a Contraix, paso del calor agobiante de hace una hora en Olhacrestada, a una fina lluvia que deja las famosas rocas o mejor dicho, los enormes y peligrosos bloques de este collado resbaladizos. Tengo que poner todos los sentidos en alerta, cambiar alguna parte del recorrido típico por otra que me parece menos peligrosa y resbaladiza. Subo un poco más despacio de lo que yo quería, pero total, son 5 minutos.

Empiezo a bajar, y solo con ver las rocas… pongo todos y cada uno de los sentidos al máximo. Paso bien el tramo de bloques, y empiezo la bajada con más pendiente.

Llego al refugio, miro el reloj, y veo que llego en el tiempo que tenía previsto. Uauuu!!! me digo. Que bajada… recuperé 5 minutos y mojado!!! En la entrada al refugio, hay gente resguardándose de la lluvia. Entro en el refugio, y cual es mi sorpresa al verme envuelto de gente que me aplaude, grita y golpea en las mesas ¡No me lo creo! Parece que me hayan transportado a otro mundo… pido algo de bebida y comida, saludo a Pato el guarda, nos conocemos del año pasado…

Salgo del refugio, y de su calor. Calor sobretodo humano, un calor que solo te da la gente cuando se siente unida a algo. Eso es lo que sentí. El apoyo de todos los que estaban allí dentro, a mi, y mi proyecto. Cada vez, pero, era menos mio, y más de todos…

Al salir veo a dos personas dándome ánimos. Los reconozco, estaban ayer por la noche en la misma mesa que yo. Nos saludamos, y me voy hacia la Collada de Dellui.

Se que me esperan 2h más de solitud, 2h más que me llevaran a otra dimensión, 2h que me permitirán hacer algo que nunca antes hice… Volar!!!! Si, ya sé, en mi trabajo es habitual que vuele, peró yo no lo hice nunca en medio de una carrera.

Después de estas dos horas, llegaré a Colomina otra vez, y allí debería estar el helicóptero que si el tiempo lo permite, me llevará a Prat d’Aguiló, refugio de la Cavalls del Vent!!!! Siguiente vuelta…

No tengo muy claro mientras subo hacia Dellui, si podré volar. Ahora la fina lluvia, es granizo, el calor ya queda atrás, ahora tengo frío.

Sigo sin parar. Espero pasar el collado, y encontrar una temperatura más agradable al otro lado. Me pregunto si podré volar… el cielo, esta con nubes. Están altas, y no parecen molestar, pero… Sigo corriendo sin parar, llego a la zona de los lagos, y oigo el motor del reactor del helicóptero. Eso me da un plus de energía. Se que falta poco, y parece que pude volar!!!!

Aparece el helicóptero naranja. Me excito, solo con pensar que podré volar, que podré llegar a Cavalls. Corro, salto, “vuelo” hacía Colomina. Busco agua, pues la terminé justo antes de llegar al collado, y ahora querría beber. Los riachuelos que esperaba encontrar con agua están secos.

No tengo más remedio que seguir. Llegaré en breve a Colomina, y allí, una vez dentro del helicóptero, podré comer y beber lo que quiera. Empiezo la zona de los raíles de las antiguas vagonetas… ya queda muy poco. Paso el cruce que lleva a Colomina, ya solo quedan unos pocos minutos…

Salgo a una loma, y oigo un grito… No se quien es, pero veo como grita para otras personas que están más lejos, más cerca del refugio. Vuelven los gritos, ahora ya no de una persona sola. Distingo más voces.

Llego cerca de la persona que grito primero, es Pasta!!! que bueno verle, pero voy muy concentrado en el ritmo, y en las cosas que debo hacer al llegar al refugio. Veo a las “niñas” con sus colores verdes, me animan, y me siento muy feliz.

Pasta sube corriendo detrás de mi. Hablamos algo, pero poquito, que falta el aire… Todo sucede a velocidad de vértigo… Llego a la altura de la “niñas”, una de ellas corre delante de mi. Las otras detrás y de lado.

Oigo la turbina del helicóptero como se pone en marcha justo al yo ser visto, oigo y veo a mucha gente. Seguramente sea la gente que dormirá esta noche en el refugio. Veo a Jordi filmando, el motor rugiendo, Marta a mi lado, la gente …. todo es…….

Marta, la persona a la que yo diría que debo el conseguir dar las dos vueltas a la Carros de Foc, el año pasado, me da un abrazo…

El tiempo debería pararse, yo debería poder salir de mi cuerpo para poder ver y vivir este momento con tranquilidad, sin prisas, desde otro punto de vista… Pero no!!, debo subir, y empezar el viaje a la segunda vuelta… ¡¡A por Cavalls!!!!

Al final, llego a tiempo de subirse al helicóptero… nunca había volado en uno, y yo le ofrecí la oportunidad. Le debo mucho. Lleva mucho tiempo y energías gastadas en ayudarme cuando yo hago… mis cosas…. mis carreras.

Sube Jordi, y salimos volando. Nunca en mi vida de atleta había sentido algo tan grande como lo que experimenté durante esos minutos, quizás segundos…

Fue muy especial para mi.

¡¡Inolvidable!!! Os lo debo.

Blog de Arnau Julià


Lecturas relacionadas
Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña
En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.