Sistemas de hidratación: las opciones del corredor de montaña

Los sistemas de hidratación es el componente de material de trail que más ha evolucionado en los últimos años, dando respuesta a las necesidades de cada tipo de corredor. La mejora en materiales y diseño, claves del progreso.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Anton Krupicka en la Western States 100
Anton Krupicka en la Western States 100

El mundo del material deportivo siempre busca innovar para ofrecer nuevos productos para los corredores. Algunos de estos avances son más cuestión de marketing que verdaderas soluciones para las distintas necesidades de cada corredor.

Pero en cuestión de sistemas de hidratación, las opciones se han multiplicado en los últimos años, con diversos formatos, capacidades y sistemas que garanticen poder cargar con todo lo necesario para poder afrontar un entrenamiento exigente o una carrera de cualquier distancia y desnivel.

Estos son algunos de los avances más significativos que hemos visto en los sistemas de hidratación para corredores de montaña:

Mochila-chaleco: este sistema es quizá uno de los que mayor éxito de implantación ha logrado en los últimos años. Su formato se basa en ser una mezcla entre mochila y prenda de ropa, de forma que se ofrezca una sensación de sujeción óptima, evitando saltos y golpes que tan normales eran en las mochilas de hidratación clásicas.

A día de hoy, casi todas las marcas del mercado cuentan con modelos de mochila-chaleco, ya que es uno de los formatos favoritos de los corredores. Suelen ser mochilas ligeras y con capacidades de carga de agua que oscilan entre un litro y litro y medio, que suelen ser las que las organizaciones exigen en las carreras de larga distancia.

Sistemas de hidratación de mano: este sistema llega “importado” de Estados Unidos; aunque ya llevaba mucho tiempo implantado, fueron los corredores de ultras del país americano los que pusieron este formato en primer línea. Allí es muy normal ver a corredores completar pruebas como la Western States o Laedville con un par de botellas con sistema de sujeción en la mano.

Estos sistemas son menos populares por nuestras tierras, pero hay marcas que han intentado innovar en este sentido, aunque, bien es cierto, no han llegado a calar por diferentes razones. Una de las más comunes es que mantienen la mano ocupada, y suelen ser molestos cuando nos llevamos las manos a las rodillas para afrontar una subida con fuerte desnivel. Asimismo, tienen poca capacidad de carga, para apenas unos geles, por lo que no se pueden utilizar para carreras largas.

Botellas blandas: si bien es cierto que es un ítem que lleva tiempo inventado, ahora es muy habitual ver este tipo de botellas en todas las carreras de larga distancia. Su poco peso y que disminuya de tamaño según se va consumiendo el líquido son dos de las bazas en las que sustentan su éxito.

Asimismo, pueden ser recargadas con más facilidad que una mochila al uso, ya que son fácilmente extraíbles, algo que con las grandes vejigas no ocurre, y es que, salvo algunas excepciones, tienen un acceso más complicado para su relleno en los avituallamientos. Las botellas blandas también se utilizan en los sistemas de hidratación de mano más modernos.

Cinturones: ideales para carreras de media distancia, los cinturones son cada vez más ligeros y se adaptan mejor al cuerpo. Cada vez son más cómodos y los botes son cosa del pasado, aunque bien es cierto que pueden llegar a ser incómodos en tramos de descenso, ya que no logran la misma sujeción que las mochilas-chaleco. Permiten llevar todo el material obligatorio de ultras cortos y su precio es más reducido que las mochilas, aunque permiten una menor carga de líquido y menos capacidad para objetos de tamaño medio, como chaquetas o frontales.

Mochilas clásicas de hidratación: las típicas mochilas se resisten a morir. Cuentan con un gran depósito, al que cada vez es más fácil acceder, para ser lo más cómodas posibles a la hora de rellenar líquido. Cada vez son más ligeras y suelen contar con más capacidad de carga. Eso sí, cargar con hasta dos litros a la espalda llega a ser incómodo y es casi inevitable sentir el balanceo del líquido a medida que se vacía el depósito.

En su favor está el hecho de que son más baratas que los chalecos, suelen tener más capacidad y son ideales para aquellos que disfruten de varias actividades, como la bicicleta o el trekking, ya que permiten un uso más polivalente. Con mejores materiales y diseños, las mochilas clásicas siguen teniendo muchísimos defensores entre los corredores de montaña.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.