Cómo realizar el mantenimiento de la chaqueta impermeable

La chaqueta impermeable es uno de los elementos de mayor coste del armario de un corredor de montaña. Por ello, es imprescindible saber cómo tratarla cuando llegan los meses en los que no la vamos a utilizar.

Author: | 1 comentario | Compartir:
Kilian Jornet durante la Cavalls del Vent 2012
Kilian Jornet durante la Cavalls del Vent 2012

Como el refrán dice que hasta el 40 de mayo no hay que quitarse el sayo, y además la primavera puede ser muy traicionera en la montaña, hasta ahora no había llegado el momento de despedirnos momentáneamente de nuestra chaqueta impermeable.

La que ha sido nuestra compañera casi inseparable durante los meses de invierno, tiene ahora su turno de descansar, pero antes de guardarla sin más en el armario es conveniente hacerle un mantenimiento para que cuando vuelvan los meses de lluvias nos la encontremos en perfecto estado y además consigamos que su vida útil sea lo más larga posible.

El lavado

Normalmente, todas estas prendas cuentan con instrucciones de lavado en sus etiquetas. Estas instrucciones, a pesar de ser más o menos genéricas, han sido elaboradas por el fabricante específicamente para cada modelo, por lo que se aconseja seguirlas al pie de la letra.

Por regla general, se deben introducir las prendas impermeables con todos los bolsillos y cremalleras cerradas. La elección del lavado suele ser con agua fría y a temperaturas suaves, que no excedan los 40 grados centígrados. Asimismo, es recomendable usar siempre detergentes en polvo y evitar usar productos que puedan dañarla, como suavizantes o cualquier tipo de lejía.

En el lavado lo que estaremos consiguiendo es devolver a la prenda su nivel de transpirabilidad. Con el uso, es habitual que los poros por los que se debería evaporar el sudor se vayan bloqueando, y cada vez transpire menos y eso haga que el sudor y el calor provoquen que nos acabemos empapando por dentro de la chaqueta.

Además, nunca se deben lavar en seco, por lo que lo mejor es que la lavemos en casa y no la llevemos a la tintorería

El secado

Esta es una parte muy importante; la prenda debe secarse completamente y la mejor opción es hacerlo en un lugar en el que no le de el sol de forma directa. Para colgarla, se mete en una percha y se cuelga con la cremallera abierta. Aunque también se permite utilizar secadoras, no es tan recomendable ya que podríamos dañar la prenda.

En lo que al planchado se refiere, es aconsejable no plancharla, pero si quieres hacerlo, utiliza la plancha a baja temperatura y pon entre plancha y chaqueta un trapo o toalla. Nunca planches directamente, ya que los tejidos sintéticos se queman con mucha facilidad.

Tratamiento deperlante

Toda chaqueta impermebale va perdiendo su capacidad de repeler el agua y con el tiempo no consigue los mismos niveles de impermeabilidad que el día que la compramos. Es entonces el momento de hacerle un tratamiento deperlante, o lo que es lo mismo, intentar que vuelva a tener una capacidad impermeable parecida o al menos mayor que la que tiene en este momento.

El método más utilizado, y realmente sencillo de hacer, es mediante sprays (llamados DWR) que venden en cualquier tienda de tipo especializado. Es conveniente comprar un spray de calidad y evitar marcas más baratas, pero que no conseguirán recobrar el poder impermeable de tu chaqueta, algo que acabarás pagando en tus propias carnes en las próximas salidas con lluvia.

Almacenamiento

Ya está limpia, seca y con el tratamiento deperlante. Llega el momento de guardar nuestra chaqueta. Para ello, debemos escoger un lugar sin humedad y donde no dé la luz del sol; a ser posible utilizar algo para cubrirla. Lo ideal es que no esté doblada, sino colgada sobre una percha, ya que puede estar meses sin uso. Las cremalleras y bolsillos con cremalleras deben estar cerrados. Si tiene algún sistema de ajuste mediante gomas, procura que estas no queden atrapadas y en tensión, ya que darán de sí y no trabajarán tan bien en el futuro.

1 comentario

  1. Dos cosas: – Está claro que nunca has leido nada sobre la tecnología que usan las chaquetas de membrana. La repelencia exterior al agua (DWR) y la impermeabilidad pueden llegar a estar ligadas, pero ni mucho menos son lo mismo. Tengo una chaqueta TNF desde hace 15 anos y no repele el agua (se moja por fuera), pero a la parte interna no pasa ni una gota! – No has releido tu propio artículo antes de publicarlo: La elección del lavado suele ser con agua fría y a temperaturas suaves??

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.