Entrevista Juan Mendoza, autor de la obra

«Sombras en la ventisca», la esperada novela sobre el Batallón Alpino del Guadarrama

La escasa o casi nula literatura de ficción acerca del Batallón Alpino, que luchó por la República durante la Guerra Civil, llevó a Juan Mendoza a embarcarse en la escritura de «Sombras en la Ventisca». Eso y su profundo amor y conocimiento de la Sierra de Guadarrama y una curiosidad muy genuina: ¿cómo sería ser un joven luchando en una trágica contienda sufriendo el rigor del clima alpino y a la vez envuelto en el idealismo de las montañas?

Author: | No hay comentarios | Compartir:
«Sombras en la ventisca», la esperada novela sobre el Batallón Alpino del Guadarrama
Batallón Alpino del Guadarrama

Sombras en la ventisca se mete en la piel de esos jóvenes, en el alma de una ciudad, de una sierra en guerra y lo trasmite de manera que te parece estar ahí, recorriendo las calles de Madrid, hablando con las personas humildes que están al otro lado de los fusiles, recorriendo la Sierra de Guadarrama entre nieves y primaveras. Un libro novedoso que mira la Guerra Civil desde lugares diversos y muy documentados. La sencilla y sorprendente realidad de unos jóvenes viviendo la contienda en las montañas.

«La ideología de ambos bandos, transformada en violencia, acabó decepcionando a muchos y destruyendo a algunos. Yo no pretendo juzgar su validez, sólo contar una historia».

Juan Mendoza

¿De donde nace la idea de escribir sobre el Batallón Alpino?
Durante mis excursiones por la Sierra de Guadarrama, siempre sentí curiosidad por lo que allí aconteció en los años de la Guerra Civil. La sierra está plagada de tristes vestigios de aquello y en las ascensiones al macizo del Peñalara, a veces tomaba la senda del Batallón Alpino, que te lleva al corral de Dos Hermanas, una antigua fortificación militar republicana, e imaginaba a aquellos hombres jóvenes luchando en una trágica contienda entre españoles y sufriendo el rigor del clima alpino, pero razonablemente contentos en su idealismo y amor por las montañas. Descubrí que no existía literatura —o no supe encontrarla— de ficción acerca de ellos, y me propuse contar algo de su historia a través de una novela.

«Sombras en la ventisca», la esperada novela sobre el Batallón Alpino del Guadarrama

Sombras en la ventisca

por Juan Mendoza

La Sierra de Guadarrama descrita con todo detalle, ¿es un lugar importante para ti?
La sierra ha sido absolutamente determinante para mí. Empecé a recorrer sus senderos con el grupo scout Estrella Polar y a los nueve años me enamoré de sus riscos, bosques, jarales y arroyos. Con la adolescencia y los primeros años de la juventud llegaron las ascensiones y escaladas que, aunque nunca fui un gran alpinista, marcaron en mi carácter un espíritu de superación, una razonable capacidad de sufrimiento y un sabio equilibrio entre el riesgo y la prudencia que todo joven debería experimentar. La conozco bien, y ella me conoce a mí.

Escribir sobre la guerra sin posicionarse, relatando la crudeza de la experiencia más allá de los bandos… ¿Cómo lo has logrado?
¿Lo he logrado? Ése es el mejor elogio que me podrían hacer. Durante la guerra y posguerra se cometieron muchos crímenes. Algunos quedaron impunes, ya sea porque los cometieron individuos del bando ganador o porque, siendo del bando perdedor, huyeron de España antes de ser capturados. En la zona republicana, y especialmente en el Madrid asediado, la represión política y el delito común disfrazado de «justicia social» camparon libremente y con la misma fuerza con la que se sentía el idealismo y el deseo de igualdad y libertad. Ese anhelo llevó a miles de jóvenes a abrazar atractivos conceptos políticos con gran entusiasmo y poca reflexión. La ideología de ambos bandos, transformada en violencia, acabó decepcionando a muchos y destruyendo a algunos. Yo no pretendo juzgar su validez, sólo contar una historia.

El Madrid pre-guerra y en plena contienda, las maneras de hablar de la gente, las costumbres, incluso el tipo de discursos internos están tan logrados que parece que estés ahí, con una guerra a punto de estallar…
En realidad, aparte de la extensa hemeroteca, hay tanta literatura sobre esa época —y de la época misma— que no es difícil hacerse una idea cabal de los usos y costumbres. Además, no soy joven, y he conocido gente muy cercana que vivió aquellos años e incluso luchó en un bando o en otro. Se trata, pues, de leer, de escuchar y de intentar meterse en los zapatos de los personajes y ver el entorno con sus ojos.

Juan Mendoza
Juan Mendoza

 ¿Cuál ha sido el mayor reto de escribir Sombras en la ventisca?
Sin duda la documentación histórico/militar. El libro de Jacinto M. Arévalo Molina acerca del Batallón Alpino del Guadarrama, es prácticamente la única obra que habla de esa unidad, de su día a día, uniformes, armamento, acciones de guerra y estructura castrense. El resto, como siempre, es cuestión de biblioteca, Internet e imaginación para rellenar los huecos.

La guerra civil española es un tema muy tratado ¿Cuál era tu anhelo con este libro?
No tengo ningún anhelo ni intención especial. La Guerra Civil es el entorno histórico del Batallón Alpino, pero podría haber sido cualquier otro en el mismo contexto geográfico. Por ejemplo, la historia de una partida de guerrilleros con su base en la Sierra de Guadarrama que luchan contra los franceses durante la guerra de la Independencia a principios del siglo XIX. Pero ya sería otra novela.

Me gusta especialmente como retratas la paradoja, el combatir por unos ideales que se van desvaneciendo con la crueldad de la guerra…
Siempre ha sido así: se empieza combatiendo enardecido por las ideas, la rebeldía o el patriotismo y se termina peleando por tu vida y la del hombre o mujer que lucha a tu lado; olvidando arengas, discursos y banderas. Incluso el odio hacia el enemigo, muchas veces inoculado como un veneno por los políticos y dirigentes, se diluye en un mero acto de defensa propia. Hay miles de ejemplos en la literatura bélica.

También los personajes que llegan a la contienda sin ningún bando preconcebido sino por circunstancias…
Con escasísimas excepciones, si eras un joven agnóstico y de extracción obrera en el Madrid de 1936, te tocaba ser de izquierdas. Del mismo modo, si eras de familia acomodada y católica en, por ejemplo, Pamplona, te tocaba ser de derechas. No había elección. Lo malo era ser de extracción obrera en Pamplona o de familia acomodada en Madrid. Muchos de éstos fueron las víctimas de la represión en las retaguardias que, diga lo que diga quien lo diga, se ejerció con idéntica crueldad e injusticia en ambos bandos.

«Sombras en la ventisca», la esperada novela sobre el Batallón Alpino del Guadarrama

Sombras en la ventisca

por Juan Mendoza

¿Las montañas como frontera natural?
Siempre lo fueron, ¿no? Al menos temporalmente: andalusíes y castellanos, romanos y astures o cántabros, franceses y españoles. Océanos, ríos y montañas separan pueblos, lenguas y culturas. El Hombre construye barcos, puentes y caminos. Esas barreras naturales son las creadoras de la diversidad de la Humanidad, de su riqueza. Somos los hombres los que nos fusionamos cada vez más y más en una sola cultura. No estoy seguro de que esto sea bueno, la verdad.

Tú creciste en el barrio de las Letras de Madrid y eres montañero habitual de la sierra… ¿Crees que estas dos cuestiones te han ayudado en la ambientación del libro?
Lamentablemente mi maltrecha espalda no me permite ya alardes en la montaña, ni grandes ni pequeños, pero conozco bien tanto la Sierra de Guadarrama como el barrio de las Letras. Me pasé media vida en ellos. Por supuesto, esto ha sido de gran ayuda.

 ¿Tus rincones preferidos de la sierra coinciden con algunos que salen en la novela?
No especialmente, aunque el macizo del Peñalara y La Pedriza son, quizás, el alma mater del montañismo madrileño; es decir, su madre nutricia y su universidad.

 Por otro lado, la sierra que sale en el libro y la que hay ahora son muy diferentes. ¿Nostalgia?
Son las mismas piedras, riscos y senderos; los mismos bosques, sotos y arroyos. Todo bajo el mismo cielo azul. Nosotros sólo hemos cambiado la música con la que le arrebatamos su silencio.

Meterte en la piel de un joven inexperto, inocente, al que la guerra le pilla casi desprevenido, ¿cómo ha sido?
Fácil. A mi edad, casi con sesenta años en la mochila, sigo siendo un joven inexperto e inocente al que casi todo le pilla desprevenido.

¿Dirías que hay algo de idealización general en el concepto del Batallón Alpino? ¿Sombras en la ventisca quizá sirve para desmontar un poco esa idealización?
Claro que sí. Ya el nombre nos suena rotundo, viril y bélicamente interesante. Da la impresión de que sus miembros no pudieron ser otra cosa que héroes; jóvenes paladines de una causa justa para los suyos. Y fue así en cierta medida. Pero en todo puchero hay garbanzos negros, es de esperar que en el Batallón Alpino también los hubo.

Dicen por ahí que hay una segunda parte…
Más que una segunda parte, hay una intraparte. ¿Qué ocurre con Nieves tras la derrota republicana? ¿Qué le pasa a su hermana Paquita, exnovia de un comisario político comunista? ¿Qué hay de esa incipiente historia de amor entre un Tobías y una Ángela, quizás perseguidos por la Brigada Político-Social? ¿Cuál es la historia de los padres de Samuel en los años del tardofranquismo? ¿Y del mismo Samuel deambulando por los años de la Transición, de la Movida y del terrorismo separatista y de extrema derecha? Queda tanto por contar y tantas montañas por subir…

«Sombras en la ventisca», la esperada novela sobre el Batallón Alpino del Guadarrama

Sombras en la ventisca

por Juan Mendoza

Lecturas relacionadas

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.