TRECE EDICIONES PARA EL RECUERDO

Zegama-Aizkorri, la historia del maratón de montaña más importante del mundo

Mucho se habla de Kilian Jornet, Marco de Gasperi o Stevie Kremer, pero para entender la Zegama-Aizkorri es necesario conocer la figura de Alberto Aierbe, que hace casi 15 años tuvo la idea de dinamizar el pueblo con una humilde carrera que hoy es el maratón de montaña más importante del mundo.

Kilian Jornet durante la Zegama-Aizkorri 2012
Kilian Jornet durante la Zegama-Aizkorri 2012
| No hay comentarios | Compartir:

Rondaba el año 2000. Un pequeño pueblo de Euskadi, con un nuevo alcalde, quería dinamizar un municipio en el que cada vez más jóvenes se escapaban a hacer su vida en las ciudades, como pasa en casi todas las zonas rurales de España.

La primera idea para revitalizar este pueblo llamado Zegama fue hacer una romería, que en un primer año tuvo un éxito limitado. “Había muchos más fallecimientos que nacimientos. Queríamos dinamizar Zegama y se le ocurrió crear una Asociación de Amigos del Aizkorri, para darle algo de movimiento al pueblo. Montamos homenajes a personajes de montaña, como el propio Paco Iriondo o Edurne Pasabán. Lo primero que se ideó fue una especie de romería, pero pensamos que eso tendría poco gancho y poco recorrido” nos comenta Alberto Aierbe, el alma máter detrás de la Zegama-Aizkorri.

Fue Aierbe el que comenzó a pensar en hacer una carrera por montaña, aunque por aquel entonces eran muy pocas las que  se podían encontrar a lo largo y ancho de nuestra geografía. “Cuando tuvimos la idea, apenas conocíamos carreras más allá de Galarleiz, el Maratón Alpino Madrileño y alguna en el Aneto. No sabíamos absolutamente nada de las carreras por montaña por aquel entonces” reconoce Alberto Aierbe.

Pero en un principio, sólo Alberto mantenía que era una buena idea y se siguió con la romería. A pesar de ello, Aierbe trabajó en un circuito por la zona; “pensé en una carrera en la que habría que subir al Aizkorri desde el pueblo. Me puse en casa con un mapa topográfico y elaboré un recorrido sobre el mapa. El trazado de la carrera a día de hoy, básicamente, es lo de aquel día. Recuerdo que rondaba los 37 kilómetros”.

Un año después, la idea de hacer una carrera por montaña fue ganando adeptos y fue cuando Alberto Aierbe mostró el itinerario que había pensado. La Zegama-Aizkorri estaba a punto de pasar de ser una idea alocada a una realidad que con los años se convertiría en el alma de todo un pueblo.

“En 2001, el año de la segunda romería, se hacía una pequeña misa por Sancti Spiritu, con un pincho y cosas así. Fue cuando más gente comenzó a pensar en montar una carrera de montaña por esta zona. Les propuse el recorrido que había pensado, se lo enseñé ese mismo día y decidimos que había que hacerlo” apunta Alberto.

Esa primera edición no se borra de la memoria de Aierbe; “la primera edición fue el 7 de julio de 2002, el día de San Fermín. Ese día vinieron 226 participantes en total; el año siguiente comenzó a subir el número de solicitudes y tuvimos que poner un límite. Hasta este año, en los que nos han llegado más de 4.500 peticiones”.

«Más de cuatro mil inscritos para doscientas cincuenta plazas a sorteo»

Catorce años después, el número de solicitudes es el mejor reflejo del crecimiento sin parar de la Zegama. Para ello, no han tenido más remedio que optar por el sorteo de plazas; “hay gente que lleva años y años intentando entrar y no puede; por cada año que no le toque, tiene un boleto más para el sorteo siguiente y así va acumulándolos sucesivamente, de forma que puedan tener más probabilidades de participar. Los hay que llevan ocho años intentándolo y todavía no le ha tocado. Cuando uno se inscribe por primera vez, en realidad su número no pelea con otros 4.400, sino con muchos más. Entran a lo mejor 7.000 números al sorteo”.

Por esta razón, muchos son los que se preguntan por qué no se produce un aumento de plazas, ante lo que Aierbe es muy claro; “Zegama es un pueblo muy pequeño y para hacer cosas como la Transvulcania o carreras así necesitas meterte en presupuestos mucho más grandes, con apoyos públicos. Nosotros salimos lo comido por servido y nadie se lleva nada, sólo para montar una cena anual con todos los que colaboramos. Es una carrera que simplemente se mantiene”.

Y es que el equipo que se encarga de la organización no es ni mucho menos profesional, sino un grupo de amigos; “funcionar de forma no profesional tiene inconvenientes, ya que si nos pasa algo a mí o a Ainhoa [Txurruca] no sé qué podríamos hacer. A día de hoy cada uno de la organización ya sabe lo que tiene que hacer, con personas que llevan muchos años colaborando y eso facilita mucho las cosas. Estamos pensando en crear una sociedad o club, con una estructura y estatutos, y poder gestionarlo así, aunque de momento no va a pasar”.

«En las siete ediciones en las que ha participado, Kilian ha bajado siempre de las siete horas»

Y si hay un nombre relacionado con esta carrera es el de Kilian Jornet, ganador en siete ocasiones y plusmarquista de la prueba; “el primer año que vino, Kilian era un chavalito muy joven que llegó con la Selección Catalana, pero ya bajó de cuatro horas y ganó la carrera. Al día siguiente tenía exámenes y se fue a toda prisa. En las siete ediciones siempre ha bajado de las cuatro horas, algo que al principio eran pocos los que lo lograban”.

Este año, hasta el propio Alberto se ha sorprendido del nivel que han mostrado los participantes, que han completado la edición más rápida de la historia; “Todos salieron a lo bestia, a romper la carrera. Si hace calor, no puedes mantener ese ritmo, pero había buena temperatura y así es posible que ocho atletas bajasen de cuatro horas. Con corredores como Luis Alberto, Zaid, Kilian, Marco o Ionut han protagonizado una bajada de tiempos increíble. Este año se ha armado la de Cristo”.

Todo comenzó con una romería…

Otro de los momentos cumbre de este año fue el homenaje realizado por la carrera a Paco Iriondo, uno de los que más apoyaron a la prueba desde el principio; “lo que Paco hizo fue apoyarnos siempre, y al ser presidente de la Federación Vasca, nos ayudó a conocer la gente de la FEDME y así pudimos ir avanzando. La segunda edición entramos en la Copa de España y en 2004 en la Copa del Mundo. Paco tuvo mucho que ver en esto”.

En estas trece ediciones, la Zegama-Aizkorri ha pasado de ser una carrera de un pueblo de montaña de pocos miles de habitantes a ser un icono del trail running mundial, al que cada año acuden muchos de los mejores corredores del mundo, lo que la convierte en la prueba con más nivel del planeta. Y todo comenzó con una romería. Una demostración de lo que se puede hacer con pocas herramientas, pero con mucha ilusión.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.