¿Son caras las carreras por montaña en España?

A todos nos gusta competir, pero cada corredor debe decidir las carreras no solo en función de objetivos deportivos, sino muchas veces también por el coste que ello supone, siendo la inscripción uno de los que más se miran. ¿Pagamos mucho por competir en nuestro país?

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Espectacular vista de la salida nocturna de la Transvulcania 2014
Espectacular vista de la salida nocturna de la Transvulcania 2014

Muchas horas de entrenamiento, muchos cuidados en nuestra alimentación, alguna lesión… Este proceso es el típico que todo corredor de montaña realiza antes de pincharse un dorsal, pero antes de todo eso, para saber en qué carreras competiremos a lo largo de una temporada, toca sentarse en el ordenador para ir aclarando dónde competiremos en los próximos meses.

Y si hay una variante que todo corredor de montaña mira con la lupa más grande que tenga en casa es el precio de una inscripción, ya que es uno de los grandes costes de una carrera por montaña que se celebre cerca de casa. Si es lejos, hay que sumar transportes y estancias, con lo que el gasto se multiplica.

Estando en una situación económica un tanto complicada, nos hemos preguntado si en España pagamos poco, mucho o igual que en otros lugares, como el resto de Europa o Estados Unidos. Está claro que se podrían tener en cuenta variables macroeconómicas, como el salario o el nivel de precios en uno u otro país, pero aquí nos fijaremos simplemente en cuánto cuesta apuntarse a una carrera de montaña.

A grandes rasgos, podríamos decir que las carreras de medio maratón o menos suelen estar en un rango de precios de entre 10 y 20 euros, con las normales excepciones. Para carreras hasta maratón, los costes ya van variando, mientras que en el mundo del ultra trail los precios son los que más varían dentro del trail.


 

En España podemos mirar a carreras importantes. Una de las más largas es la Ehunmilak, de 168 kilómetros. El precio para inscribirse varía entre 130 y 165 euros, dependiendo del momento del año en que se realice, por lo que estaríamos hablando de, aproximadamente, un euro por cada kilómetro de carrera.

Ultras más cortos siguen más o menos esta regla del euro por kilómetro; la Transgrancanaria, en su versión de más de 120 kilómetros, cuesta entre 140 y 160 euros, por lo que podríamos decir que está levemente por encima de la regla, estando entre 1,38 y 1,10 euros el kilómetro. La Transvulcania, cuyo trazado es de aproximadamente 75 kilómetros, cuesta 90 euros, por lo que el kilómetro en La Palma está a 1,25 euros.

Otra de las referencias es la Ultra Pirineu, antigua Cavalls del Vent. Inscribirse nos costará 100 euros, por lo que, con un trazado de 103 kilómetros, se paga el kilómetro ligeramente por debajo del euro.

En carreras de media distancia, la Zegama-Aizkorri es la auténtica reina. Cada año recibe más y más solicitudes y más gente se queda fuera. El coste para un afortunado con un dorsal es de 60 euros, lo que da a más de 1,40 euros por cada kilómetro de carrera.

Muy cerca, una de las primeras carreras de montaña de nuestro país, el Maratón de Galarleiz, ofrece sus inscripciones a 40 euros, por debajo del euro por kilómetro. En el centro peninsular, los que corren el Maratón Alpino Madrileño, cuyas plazas también son de las más cotizadas del país, tiene que pagar 46 euros, poco más de euro por kilómetro.

Como era de esperar, las carreras más caras para el aficionado suelen ser los kilómetros verticales, ya que necesitan de una infraestructura parecida a las otras carreras, con la salvedad de tener menos avituallamientos. Aun así, llama la atención algunos precios, como el Kilómetro Vertical Transvulcania, que cuesta 60 euros, apenas 30 menos que correr el ultramaratón.

Los precios europeos

Pero, ¿cuánto pagan nuestros vecinos europeos? Lo cierto es que los precios no andan demasiado desfasados con respeto a nuestro país. Correr el UTMB nos cuesta 210 euros, lo que sale a 1,26 cada kilómetro de trazado. La CCC, de 100 kilómetros, sale al mismo precio, ya que cuesta 128 euros.

Otro de los grandes ultras europeos es el Lavaredo Ultra trail, que cuenta con un trazado de 120 kilómetros. En este caso, se trata de una carrera más económica que el UTMB, ya que cuesta entre 100 y 115 euros, por lo que no llega a valer ni un euro por kilómetro.

Más caras son las carreras en Suiza. El Eiger Ulra Trail, en su versión de 101 kilómetros, llega a valer 153 euros, a una media de euro y medio por kilómetro, mientras que la Matterhorn Ultraks, de 46 kilómetros, nos valdrá incluso más, llegando a los 155 euros, casi tres por cada kilómetro, siendo una de las carreras más caras del continente.

En el mundo de la media distancia, una de las referencias europeas es la Dolomites Skyrace, que con apenas 22 kilómetros nos hará ascarnos el bolsillo hasta los 55 y 70 euros, dependiendo del momento de la inscripción, por lo que podríamos llegar a pagar más de 3 euros por cada kilómetro.

Al otro lado del charco

Por supuesto, no podemos olvidarnos de los Estados Unidos, el otro centro del trail running mundial. Allí predominan las carreras de larga distancia, como la mítica Western States. Cada uno de los 166 kilómetros nos pueden valer casi dos euros al cambio actual del dólar, algo por debajo del euro.

La Leadville 100, otra de las grandes clásicas yanquis, está más barata, vendiendo el kilómetro ligeramente por encima de un euro y medio. El más barato de los grandes ultras estadounidenses es la Hardrock 100, que tiene un precio de 1,20 euros el kilómetro.

Aunque menos, también hay carreras de media distancia en las que nos podemos fijar para esta comparativa. La Speedgoat 50k sale a 100 dólares, lo que da un equivalente de 1,6 euros por kilómetro. La otra gran prueba de media distancia, el Pikes Peak Marathon, sale más caro, legando a los 2,5 euros por kilómetro.

Costes de organizar

Esta variedad de precios tiene que ver con los diferentes costes y márgenes de beneficio que cada carrera aplica a sus participantes. En contados casos, hay gente que recibe remuneración por trabajar para carreras, incluso todo el año, como en el UTMB. Los costes más comunes para un organizador tienen que ver con los seguros de los corredores, los avituallamientos, la bolsa del corredor, el chip o servicios como masajistas y podólogos en la línea de meta.

Por supuesto, a esto queda sumar el margen de beneficio que cada organizador tiene. Si es una empresa privada la que organiza, estos beneficios suelen ser su método de vida. Las asociaciones deportivas suelen usarlos para sufragar los gastos propios de su actividad como tal, así como los ayuntamientos y diputaciones. Aunque, claro está, cada carrera es un mundo y cada caso único.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.