Barkley Marathon’s: el ultra trail más duro (y surrealista) del mundo

Esta semana se cumplen tres décadas de la creación de una competición de montaña única en su especie. Su creación y desarrollo son casi inverosímiles, tanto como el número de finishers en estas tres décadas: apenas trece la han acabado con éxito.

Author: | No hay comentarios | Compartir:
Túnel que forma parte del recorrido de la Barkley Marathons
Túnel que forma parte del recorrido de la Barkley Marathons

“El ultra más duro del mundo”. “La carrera más extrema del planeta”. “La competición más exigente”. Con estas frases se venden cada año decenas de carreras o competiciones extremas, entre ellas los ultra trail. En el mundo de la ultradistancia, lo extremo y lo duro venden mucho y por ello muchas organizaciones se promocionan bajo estas premisas, que en un 100% suelen ser falsas.

¿Por qué? Porque con los números en la mano, sólo hay un ultra trail que se pueda considerar el más duro del mundo, y ese es el Barkley Marathon’s. La razón es simple, y es que en las tres décadas que se lleva celebrando, este ultra trail que cada abril se celebra en Tenesse ha sido finalizado por 14 corredores.

Si hacemos un cálculo rápido, y teniendo en cuenta que cada año participan 40 corredores, veremos que apenas acaba un corredor de cada dos ediciones. Pero no sólo este argumento es válido, ya que para ser aceptados en la carrera, los corredores deben poseer una amplia hoja de servicios en el mundo del ultra trail, De lo contrario, no son seleccionados.

Los orígenes de la Barkley Marathon’s

Pero empecemos por el principio, ya que la Barkley Marathon’s nació en 1986, pero el hecho que la inspiró viene de antes, mucho antes. Un personaje histórico en la lucha de los derechos civiles como Martin Luther King sirvió como inspiración para Gary “Laz” Cantrell y Karl Henn. Mejor dicho, su asesinato.

¿Y qué tendrá que ver esto con una carrera por montaña? El histórico Martin Luther King fue asesinado un 4 de abril del año 1968 por James Earl Ray. Tras ser condenado, Ray fue enviado a una prisión de Tennessee llamada Brushy Mountain, donde se encarcelaba a los peores criminales del país. La razón era que estaba enclavada en medio de las montañas del estado, conocidas como el tercer muro de la prisión.

La búsqueda del preso duró casi 60 horas, y Ray fue encontrado a apenas 8 millas de la prisión. Lo extremo del terreno había impedido que, en más de dos días de fuga, Ray se escapara más de 12 kilómetros de la cárcel.

Estas montañas se aseguraban de que, aunque algún preso se las arreglara para escapar del centro, tendría que sobrevivir en un entorno muy salvaje y extremo para salir del estado. Eso no echó para atrás a Ray, que se escapó de la prisión, pero entonces se encontró con las montañas de Tennessee por delante.

La búsqueda del preso duró casi 60 horas, y Ray fue encontrado a apenas 8 millas de la prisión. Lo extremo del terreno había impedido que, en más de dos días de fuga, Ray se escapara más de 12 kilómetros de la cárcel. Las montañas habían cumplido su misión de tercer muro.

Esta historia intrigó a Cantrell y Henn, que se decidieron a explorar la zona para ver con sus propios ojos la dificultad real que supone avanzar por este territorio. Era 1985 y allí fueron, dispuestos a revivir la fuga de James Earl Ray.

Para poder optar, debes mandar un curriculum con las carreras que has finalizado y un ensayo en el que expliques por qué quieres correrla. 

“Los rangers de la zona nos explicaron la zona por la que se había movido Ray y nos dijeron que sería imposible que pudiéramos hacer la vuelta completa. Al día siguiente, tras completar la ruta, les dijimos que teníamos amigos que seguramente quisieran correrla” apunta Cantrell en una entrevista con Outside Online.

Fue entonces cuando la carrera nació, eso sí, no con su recorrido original. En principio, la prueba era de 55 millas, y aun así, nadie fue capaz de acabarla hasta 1989. A partir de ese año, la carrera aumentó hasta las 100 millas y hasta seis años después, ningún corredor fue capaz de completar el recorrido que se quedó como definitivo.

Las especiales y surrealistas reglas.

Si la historia de la carrera ya tiene miga, más tiene todavía su reglamentación. Todo empieza por el sistema de inscripción. Para poder optar, debes mandar un curriculum con las carreras que has finalizado, a lo que hay que añadir un ensayo en el que expliques por qué quieres correrla. Si eres aceptado, el precio de la inscripción es de 1 dólar y 60 centavos, además de… ¡una matrícula de tu estado o país de procedencia! Esto último va cambiando si el corredor repite, y puede ir desde una camisa de franela a un par de calcetines. Todo según vaya improvisando el dúo de organizadores.

Pero es todavía más complicado conseguir información de cómo intentar conseguir plaza; la organización no publica la fecha de la carrera, ni tiene página web. Cada corredor debe conseguir la información necesaria para entrar en la lista de e-mail en la que el corredor debe intentar ser aceptado. Si lo hace, los veteranos suelen contarles mentiras sobre lo que hay que hacer para lograr un dorsal y así espantar a los más temerosos.

Otra de las características de la Barkley Marathon’s es su forma de dar la salida. Aquí no hay arcos de meta, ni un speaker dando voces… Ni siquiera música a todo volumen. La salida la da Laz Cantrell cuando se enciende su cigarro. En cuanto comienza a fumar, todos los corredores pueden comenzar con su calvario deportivo.

La organización esconde, a lo largo del recorrido, un libro en cada punto de control. Cada corredor debe arrancar y guardar la página que se corresponda con su número de dorsal

Una vez en marcha, hay que tener en cuenta muchas cosas: por un lado, el recorrido no está marcado y no se permite el uso de GPS. Lo único a lo que los participantes pueden acceder es a un mapa y una brújula, además de no contar con avituallamientos, lo que obliga a los corredores a ser autosuficientes al 100%.

Pero hay más, la organización esconde, a lo largo del recorrido, un libro en cada punto de control. Cada corredor debe arrancar y guardar la página que se corresponda con su número de dorsal, como demostración de que ha pasado por todos y cada uno de los puntos obligatorios. Antes los libros los buscaba el propio Laz, pero ahora se los mandan los corredores, con títulos como “Qué hacer cuando te sientes solo, perdido y sin ayuda”.

Un recorrido repleto de sorpresas

En total, se deben dar cinco vueltas a un recorrido de 20 millas. En total, salen más de 160 kilómetros y 18.000 metros de desnivel positivo. Pero el recorrido puede cambiar, aunque sólo lo hace cuando un corredor ha conseguido acabarla. Entonces, Laz se pone manos a la obra para añadir otra subida, otra vuelta de tuerca que al menos mantenga la dureza del recorrido.

Y es que tal es la dureza del trazado que muchas de sus ascensos y descensos tienen sobrenombres surrealistas. “Testicle Spectacle” (espectáculo testicular), “Meth Lab Hill” (la colina del laboratorio de metanfetamina) o “Chekmate Hill” (la colina del jaque mate).

El premio para el que lo hace puede parecer simple, pero en el momento es muy preciado: “el premio es que puedes dejar de correr”

Como colofón, los corredores deben pasar por un antiguo túnel que conecta la prisión, que ya no está en funcionamiento, con el exterior. Suele estar anegado de agua y sus casi 500 metros no son aptos para los corredores claustrofóbicos.

Entonces, y sólo entonces, un puñado de corredores consiguen llegar a la meta. El premio para el que lo hace puede parecer simple, pero en el momento es muy preciado: “el premio es que puedes dejar de correr” apunta Laz. Entonces, en la línea de meta, todos los participantes se reúnen durante horas para contar sus historias sobre la carrera.

“Los ultras están diseñados para llevar a sus corredores a empujar sus límites. La Barkley está diseñada para hacerlos fallar. Pero no está pensada para hacer que la gente reflexione sobre la derrota, sino para forzarlos a que excaven dentro de sí mismos. Llegas a tu límite y te das cuenta de que todavía hay un poco más”.

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Carreraspormontana.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo del trail running. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín del Trailrunning!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las noticias más relevantes del mundo trail.