Saltar el menú e ir al contenido

Buscador
Te encuentras en:
ANDORRA ULTRA TRAIL

Julián Morcillo: “Eufòria es mucho más que unas cifras de distancia y desnivel”

Uno de los dos ganadores de la prueba de 233 km del Andorra Ultra Trail nos lleva a conocer su historia, la relación con su compañero de fatigas, Nahuel Passerat, y muchas claves para afrontar las pruebas más duras del planeta.

Jorge Millaruelo - Jueves, 13 de Julio de 2017 - Actualizado a las 16:53h.

Julian Morcillo (izda) y Nahuel Passerat en Eufòria 2017
Julian Morcillo y Nahuel Passerat en Eufòria 2017 (SalernoPhoto.fr)

Galería Noticia

  • Julian Morcillo (izda) y Nahuel Passerat en Eufòria 2017 Julian Morcillo y Nahuel Passerat en Eufòria 2017
  • Julián Morcillo en Eufòria 2017, que ganó junto a Nahuel Passerat Julián Morcillo en Eufòria 2017, que ganó junto a Nahuel Passerat
  • Julian Morcillo y Nahuel Passerat tras cruzar en primera posición la meta de Eufòria 2017, tras 69 horas de carrera Julian Morcillo y Nahuel Passerat tras cruzar en primera posición la meta de Eufòria 2017, tras 69 horas de carrera
  • Nahuel Passerat y Julián Morcillo a su llegada a la meta de Eufòria, la prueba larga de la Andorra Ultra Trail Nahuel Passerat y Julián Morcillo a su llegada a la meta de Eufòria, la prueba larga de la Andorra Ultra Trail
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

La historia de los ganadores de Eufòria, el español Julian Morcillo y el francés Nahuel Passerat, empezó un año antes en el Tor des Géants (TdG). Aquellos días de septiembre en los Alpes fueron muy complicados para ambos; las lesiones les impidieron correr como esperaban y los 330 kilómetros de la emblemática carrera del valle de Aosta (Italia) se hicieron interminables. Tras coincidir en un par de refugios, Julian y Nahuel decidieron unir sus escasas fuerzas para avanzar durante los últimos dos días y cruzar finalmente la meta, después de más de 108 horas de esfuerzo.

“Todo ese tiempo luchando por intentar terminarla nos unió mucho, pero es que además tuvimos que auxiliar a otro corredor. Estábamos ya cerca del final y vimos como un chico se iba a tirar a un barranco. Había perdido la cabeza, pensamos que era un brote psicótico, y nos quedamos con él unas horas hasta que le evacuaron el helicóptero”, detalla el toledano.

De este modo, cuando Passerat le llamó para proponerle correr juntos Eufòria no se lo pensó. “Había corrido ya la Ronda del Cims y estaba al corriente de la creación de la prueba, pero hasta que no contactó conmigo ni me lo había planteado”.

Una apuesta valiente

“Eufòria es mucho más que las cifras de kilometraje y desnivel que aparecen constantemente publicadas”. La dificultad está no tanto en el kilometraje y en las cuestas, sino en un terreno que no permite vacilaciones. Hay muchos tramos técnicos en crestas y otros tantos todavía más farragosos, en los que vas fuera de sendero por un terreno muy abrupto y desagradable.

“El TdG es difícil porque son muchos kilómetros, pero se puede correr todo el rato. Comparándolo con Eufòria el firme es como una pista de atletismo. Aquí lo importante no era correr, sino tener mucho bagaje montañero”.

Y es que al margen de los pasos más expuestos, saber navegar muy bien con el GPS era otra de las exigencias de la prueba. “Había tramos casi vírgenes y descubrimos unos rincones preciosos. Quiero agradecer a la organización que se atreva a plantear este tipo de carreras, en las que por distancia y peligrosidad, es fácil que se produzca algún accidente. Pienso que todos tenemos que ser conscientes de riesgo que asumimos cuando venimos aquí, porque también lo aceptamos cuando vamos a escalar o a correr fuera de las competiciones. La gente acostumbra a delegar su responsabilidad sobre la seguridad y eso es un error”.

Escalador, meteorólogo y padre

Es la visión de un montañero hecho corredor. Morcillo empezó a correr por la montaña en 2008, de forma incidental. Tenía un viaje programado a los Alpes para escalar y quería ponerse un poco fuerte para no sufrir tanto en las aproximaciones. “Nos apuntamos a un par de carreras en la Sierra de Guadarrama y nos enganchó. Poco a poco hemos ido creciendo dentro de este mundo poniéndonos retos más complejos”. Ahora ya prácticamente no escalada.

Pero además el ganador de Eufòria trabaja en la Agencia Estatal de Meterología y tiene dos hijos que pronto cumplirán los 5 años. “Tengo suerte con el trabajo porque hago guardias de 24 horas y luego tengo días libres, así que tengo bastante tiempo para entrenar. Trabajar como meteorólogo me ha ayudado varias veces en la montaña. Pero si te soy sincero, creo que también me he vuelto más cobarde; ahora si veo que las nubes crecen, me retiro rápido”.

Preparación física...

Una carrera de más de 200 kilómetros solo es accesible para corredores con mucha experiencia y una capacidad de resistencia curtida con el paso de los años. Unas características que definen perfectamente a Morcillo, que basa su entrenamiento en largas tiradas por el monte, de hasta 125 km, así como en una buena elección de los ultras previos en los que ir afinando el cuerpo. “Hay una base científica en el entrenamiento, trabajo la calidad y también la fuerza, pero al final si quieres enfrentarte a algo como Eufòria lo que tienes que hacer es pasar muchas horas en el monte”.

Entre otras carreras, como la Euskaltrail que corrió con Passerat, el corredor afincado en Moralzarzal (Madrid) consiguió el pasado mes de abril entrar en el selecto club de la Bob Graham Round, junto a Tito Parra y Pablo Criado. “Fue una paliza tremenda de 106 km y 8.000 m positivos por un terreno infernal”, que le ayudaron también a afinar la mente. “Cuanto más largas son las carreras, menos importante es la componente atlética y más otros factores como saberte mover bien por la montaña o llevar la cabeza bien arreglada”.

… y mental

La manida resiliencia, ser capaz de sobreponerse a los malos momentos, fue para Julián una de las claves de su carrera. En el km 94, cuando lideraban la prueba gigante del Andorra Ultra Trail, la bolsa de su compañero Nahuel no apareció en la base de vida de Margineda. Se había extraviado y con ella 50 valiosos minutos en los que los checos Filip Silar y Pavel Paloncy y los vascos Imanol Alesón y Txomin Isuntza les adelantaron.

Finalmente la encontraron, pero ese traspiés externo les dejó muy tocados, especialmente a Nahuel. “Aunque pueda parecer un detalle sin importancia, ya que al final apareció, nos costó mucho remontar ese problema y volver a la carrera. El otro gran problema que tuvimos fueron las rozaduras y las ampollas. Llevábamos los pies destrozados  y contábamos los minutos para llegar a que nos viera el podólogo”.

Cuestión de pareja

A priori, no parece sencillo que un español que no habla nada de francés y un francés que habla poco español puedan hacerse grandes amigos, pero el entendimiento en carrera ha tapado cualquier vació idiomático que pudiera separarles. Es una amistad forjada en la montaña, compartiendo kilómetros y, a veces, situaciones límite. “En las pruebas por etapas ves de todo. Desde gente que conecta y se hace amiga, a parejas que han saltado por los aires”.

La gestión de esos momentos emocionalmente convulsos no es sencilla, pero Morcillo apunta algunos detalles importantes. “Dos personas pueden ser diferentes, tener distintas constituciones y niveles atléticos, pero por lo menos tienen que concretar con sinceridad un objetivo común. No puede ser que uno tenga quiera completar la carrera y el otro de competirla. En cuanto las cosas van mal, esas diferencias te van a destrozar”.

En su caso, lo tenían muy claro. Sabían que llegaban fuertes a la cita y, aunque no esperaban ganar, habían pactado que pelearían todo lo posible.

Recuperación

Aunque parezca increíble, Julián ya se siente recuperado del esfuerzo. Incluso ayer por la mañana salió otra vez a entrenar. Así como en el TdG  acabó lesionado, esta vez no ha tenido ni agujetas. “En este tipo de carreras tan largas el ritmo es más pausado y no se produce ese destrozo muscular que tenemos en los maratones”.

Las molestias de los pies también le han desaparecidos así que ahora se centra en restablecer el equilibrio en su organismo. “Ahora toca darle al cuerpo lo que ha perdido, fundamentalmente mucho líquido, así que tomo mucha fruta y verdura”.

Próximo objetivos

Y más le vale que pueda recuperar bien porque su próxima cita será a finales de mes en el Gran Trail Aneto-Posets, con sus 106 kilómetros y 6.750 m de ascenso. “Otros años alargo la temporada hasta otoño, pero creo que después de esta carrera tocará parar. La familia también necesita su tiempo”.

Para la próxima temporada ya tiene algunos planes, aunque todavía sin concretar.  Spin Race, Canfranc-Canfranc, la travesía integral de los Tatras, la Charley Ramsay Round… Todo retos extremos y largas distancias para un corredor ya muy curtido. “Ya no soy un chaval y no puedo ser competitivo en distancias cortas, pero en este tipo de carreras lo que prima es saber moverse por la montaña y tener recursos. Eso es lo que me gusta. Y de kilómetros… cuantos más mejor.”

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Icono buscar [No usar]

Búsca tu carrera

Formulario de búsqueda de carreras con filtros por rango de fechas, lugares, palabras clave y tipo de carrera.

Icono más [No usar]

Da de alta tu carrera

Nuevo formulario de alta y búsqueda de carreras: tienes filtros por rango de fechas, por lugares, por palabras clave y tipo de carrera.

publicidad

Publicidad
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Carreras se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com.