Saltar el menú e ir al contenido

Buscador
Te encuentras en:
NUEVO FORMATO SKYRUNNER WORLD SERIES

El 2013 para la ISF y la Copa del Mundo; nuevos cambios, mismos objetivos

La International Skyrunning Federation ha comenzado la nueva temporada con una batería de novedades con las que pretenden lograr sus viejos objetivos, pero está por ver si de una vez por todas son efectivas.

Didier S. Montes - Lunes, 21 de Enero de 2013 - Actualizado a las 08:16h.

Comenta, vota y comparte esta noticia comentarios | votos
Facebook Twitter Mail Imprimir noticia
Cartel de las SkyRunner World Series
Cartel de las SkyRunner World Series (SWS)

Galería Noticia

  • Cartel de las SkyRunner World Series Cartel de las SkyRunner World Series (SWS)

Hace prácticamente un año, publicábamos un artículo en el que apuntábamos que 2012 era el año de consagración para la International Skyrunning Federation y sus Skyrunner World Series, es decir, la Copa del Mundo de skyrunning. Una temporada más tarde, la ISF sigue buscando su camino, la forma de ser la voz cantante de un deporte deslavazado en lo que a organización competitiva se refiere.

Cierto es que la Copa del Mundo dio un paso adelante en lo que a participación se refiere; muchos de los mejores atletas se subieron al carro de alguna carrera de las SWS, con especial atención al pelotón americano, que acudió sobre todo a tres citas, todas ellas españolas: Transvulcania, Zegama-Aizkorri y Cavalls del Vent.

Por fin pudimos ver cómo en una misma carrera que no fuera el Ultra Trail Mont Blanc se citaban muchos de los mejores corredores del mundo, y eso es un aspecto a valorar muy positivamente, pero también es cierto que casi ningún atleta masculino luchó realmente por la Copa del Mundo, quién sabe si por el dominio que ejerció un Kilian Jornet que este año sí compitió en muchas citas de la ISF.

En la categoría femenina, la Copa del Mundo nos permitió ver una bonita lucha entre Anna Frost y Nuria Picas, que hasta la última carrera del las Ultra Sky Series lucharon por el cetro oficial de la larga distancia, lo que ha sido un espaldarazo muy positivo para la recién estrenada ultra distancia en las SWS.

Los que, un año más, no compitieron apenas en ninguna carrera de la Copa del Mundo fueron los chicos del equipo The North Face, con la excepción de Seb Chaigneau y Mike Wolfe en la Transvulcania. Sus razones tendrán, pero es una verdadera lástima no haber podido añadir a la ecuación a atletas de la talla de Fernanda Maciel, Lizzy Hawker o Jez Bragg, por nombrar sólo a unos cuantos del poderoso equipo americano.

A pesar de toda la carne en el asador que ha puesto este año la federación, lo cual es digno de elogio, la competición no ha acabado de arrancar como ente, como un todo por el que los corredores luchen a lo largo de seis meses, manteniendo esa lucha y emoción más allá de una o dos carreras.

A eso no ha ayudado ciertos problemas ocurridos, sobre todo en la última carrera del año, en la que hubo dos campeonas de la Copa del Mundo de Kilómetro Vertical en apenas unas horas. La ausencia de la ISF en aquella carrera, el KM Vertical Puig Campana, hizo que entre la organización y la ISF se produjera un malentendido que puso en entredicho todo el trabajo de ambas organizaciones.

Tampoco ayudó una de las competiciones más representativas de la ISF, unos SkyGames que buscan ser la imagen del deporte cada año olímpico, una forma de gritarle al mundo que este deporte, o al menos alguna disciplina de él, está preparada para dar el salto olímpico. Pero no. Los SkyGames fueron una competición totalmente descafeinada, con pocos atletas de élite y con un nuevo rifirrafe entre ISF y organizadores.

Al final, la competición, pensada para aglutinar todo el espectáculo que son las carreras por montaña, se dividió en dos fines de semana, lo que la hizo coincidir con otras carreras importantes. Resultado: fiasco absoluto, reconocido incluso por corredores como Luis Alberto Hernando que, en una entrevista con este medio, reconoció que “no tuve la sensación de haber disputado un Campeonato del Mundo”.

Pero también es cierto que este año la Copa del Mundo ha dado un paso adelante en lo que a impacto mediático se refiere y, queramos o no, es un paso primordial para la popularización y profesionalización de este deporte. Además, y como antes se comenta, más corredores de calidad significa mejores carreras y a todos nos apetece ver cómo los mejores del mundo (o un buen puñado) compiten entre sí.

De cara a este año, la ISF ha reaccionado con un nuevo formato de calendario que ya llevaba creado desde el mes de mayo y que cuenta con la aprobación de la Comisión de Atletas; el sistema de puntuación siempre ha sido uno de los puntos débiles y este año parece que se han buscado soluciones nuevas, aunque está por ver si satisfactorias y definitivas.

La división clara entre categorías ha supuesto la desaparición de una de las criaturas más longevas de la ISF, las SWS en sí, la clasificación combinada. Ahora, se compite en una (o varias) de las tres ligas, autónomas entre sí, que componen la nueva Copa del Mundo: Km Vertical, Sky o UltraSky. Aquí la copa ha ganado claridad, que falta le hacía.

Además, la ISF se ha abierto a las carreras de 100 millas en su segundo año incluyendo las carreras ultra en su calendario. Era algo que se demandaba desde las bases, pero también es verdad que la jugada tiene sus sombras, y es que el hecho una carrera de 170 kilómetros y una de 50 otorguen los mismos puntos puede hacer que muchos corredores elijan las más cortas, evitando un desgaste que puede ser vital en una liga como la UltraSky. No es lo mismo correr la Speedgoat que la Ronda dels Cims, todos lo sabemos. ¿Por qué otorgan los mismos puntos?

El propio Marino Giacometti, presidente de la ISF, reconoció que “a lo largo de la temporada, un atleta puede correr muchas pruebas de 50 kilómetros o menos, pero no puede estar a un nivel top en más de dos o tres carreras de ultra distancia”.

La última jugada de la ISF para tratar de llevar el testigo a nivel internacional es la creación de un listado de corredores élite basándose en un algoritmo (no publicado) que controla sus resultados en una serie de carreras (no publicadas) y que deja como resultado quiénes son los mejores del mundo. Curioso es que entre los mejores especialistas de carreras verticales para la ISF no aparezca Laura Orgué, actual campeona de la Copa del Mundo organizada por la propia ISF. Paradojas matemáticas.

En este 2013, lo cierto es que el calendario de carreras no es tan interesante como el año pasado, en el que la ISF se fijó en las mejores carreras del continente para conformar su circuito. Este año no están Sierre Zinal o Giir di Mont, dos de las grandes de Europa, además de contar con la ausencia obligada del Kima Trophy, debido a su carácter bienal. Tampoco está la gran cita asiática, la Mount Kinabalu, y sí hay más carreras en Estados Unidos, en un claro movimiento por intentar implicar al otro gran “ecosistema” de corredores, organizadores y marcas deportivas fuera de Europa.

Así lo reconocía el propio Marino Giacometti, que aseguraba que “para hacer crecer el deporte, debemos apoyarnos en la industria y un buen número de compañías en crecimiento están invirtiendo en el sector, lideradas por Salomon y The North Face en Europa. Las compañías con tradición en otros deportes más clásicos están empezando a entrar en este ámbito, como Adidas, Asics o New Balance. La industria debe invertir en sus embajadores y permitir que los corredores lleguen  a ser profesionales. Nuestro objetivo es mantener el skyrunning abierto a inversores en todas las áreas, carreras, equipos, corredores… porque sólo con inversión a lo largo del planeta es como un deporte puede crecer”.

Con todo, sólo queda esperar si estos nuevos cambios ponen en la dirección adecuada a la ISF y su Copa del Mundo, dos agentes totalmente necesarios para un deporte en crecimiento y que, de momento, está haciéndose mayor de forma un poco alocada, cada uno por su cuenta.

Ahí es donde la ISF quiere poner unas guías que hagan que las carreras por montaña sigan unas directrices que ayuden al objetivo con el que la ISF nació, que no es otro que hacer de este un deporte olímpico, algo que de momento no tiene visos de hacerse realidad, aunque desde la ISF se trabaje, y mucho, para intentar aupar a este deporte al siguiente nivel. Para ver si este 2013 es el punto de inflexión sólo nos queda esperar.

Publicidad
Publicidad

Top Carreras




Libros a la carrera

  • Especial Material 2014/2015 VV. AA. Además de los resultados del VI Premio Desnivel de Material, en el número extraordinario Especial...
  • La aventura de correr descalzo Emilio Sáez Soro La aventura de correr descalzo relata una experiencia de liberación de un corredor atenazado durante...
  • En busca de las carreras extremas Jorge González de Matauco El Grand Slam Maratón es un desafío geográfico y deportivo consistente en finalizar un maratón...
Publicidad

+ Noticias

Ver todo Noticias

App Carreras por Montaña

Aplicación Carreras por montaña

La aplicación gratuita para smartphones Carreras por montaña.

Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |


© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com